• Regístrate
Estás leyendo: La Revolución humana
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:21 Hoy

Ventana abierta

La Revolución humana

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

De verdad que el mundo parece estar atascado en un camino lodoso. Las cosas parecen no avanzar, como si nada se moviera en un sentido positivo. La palabra globalización, que años atrás era sagrada y quienes denunciábamos lo que se avecinaba, éramos ignorados despectivamente.

Pero, en tan solo unos cuantos años, lo que percibimos es que los jefes de Estado de las grandes potencias económicas y las grandes instituciones financieras tienen que programar sus reuniones en países lejanos; la globalización está siendo cuestionada en todo el mundo, los gobiernos conservadores van cayendo en su propia trampa y sus márgenes de operatividad son cada vez más limitados.

Entonces se ve que existe un problema: las cosas sí han cambiado y ahora nos estamos dando cuenta que este sistema neoliberal que nos lleva al desastre no puede mejorar por las buenas. Y cambiarlo por las no tan buenas tiene sus costos y su nombre: Rebelión.

¿Se puede decir esto a estas alturas después de que han fracasado de una manera u otra todas las revoluciones? Pues sí, habrá que hablar de revolución, que no quiere decir el terrorismo ni la toma de la Bastilla. Que no significa hablar de sangre, horror y lamentos.

Que tampoco significa violencia, muerte y pesimismo.Hay que replantearse que se quiere decir con “revolución”. El filósofo japonés, Daisaku Ikeda, habla de la urgente necesidad de la “Revolución humana” en sus libros basados en los escritos de Nichiren Daishonin, (1222); de que es posible transformar al mundo cambiando cada uno de nosotros, sin ni siquiera tener la ambición de tomar el poder.

La filosofía budista que se inspira en el Sutra del loto, aspira a la felicidad y al respeto de todas las personas, de que se puede estar bien dentro de las más espantosas circunstancias, de que si comprendemos la ley de causa y efecto, tal cual es, podremos deducir que la situación global actual, es la cosecha que acumulamos después del cultivo que hemos hecho.

Habrá que pensar esto en serio, porque de este congal, nadie se va sin pagar la cuenta.



lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.