• Regístrate
Estás leyendo: La fuerza del voto
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 06:53 Hoy

Ventana abierta

La fuerza del voto

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

Pertenezco a una generación - del 68- que dio origen a cambios significativos en el mundo. Nuestras frases contra lo establecido en aquella época, tenían propuestas diversas que, ahora, buscando entre mis papeles y fotografías, me dejan ver la autenticidad de una juventud que soñaba con un mundo mejor. Comparto algunas de ellas:


“Queremos el mundo y lo queremos ahora” decía Jim Morrison, mientras que Elena Garro escribía “Yo quiero que haya mundo” y en los muros de las universidades de Compostela o Madrid se podía leer: “Prohibido prohibir”, “La imaginación al poder”, “El sueño es realidad”, “Maestros, nos estáis haciendo viejos”, “Seamos sensatos, pidamos lo imposible”, “Haz el amor y no la guerra”, “Ceder un poco es capitular mucho”, “ Tomemos en serio la revolución, pero no vayamos a tomarnos en serio a nosotros mismos”, “Hay que explorar sistemáticamente el azar” “Actúa, la acción es lo que cuenta”, “La insolencia es la nueva arma” “La contra cultura es invertir en la vida”, “La acción no debe ser una reacción, sino una creación” “El derecho burgués es la vaselina de los que dan por el culo al pueblo”, “Desear la realidad está bien, realizar los deseos está mejor”, “Coitus prolongatus en el campus” ,etc.

Los muchachos de aquella época, a favor o en contra, reprimidos o represores, valientes o cobardes, cada uno tuvimos un sitio en la escena y las pintadas resumieron en las paredes el espíritu de mi generación.

Vistos ahora, algunos de los planteamientos contraculturales son simples y ocurrentes, y, sin embargo, nuestro escéptico mundo de hoy es deudor, en lo mejor que tiene, de esos tiempos. El feminismo moderno, el respeto a la diversidad sexual o racial, el nuevo concepto de la familia, etc. Todo esto se originó en aquella época. Hoy, el pensamiento único significa la contrarrevolución del 68 y se apoya en la muerte de la política, en la ausencia de participación de los ciudadanos.

Un signo de resistencia al pensamiento único se concreta, sobre todo, en la fuerza del voto y en el sueño de una sociedad razonable, más que equitativa, justa. 



lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.