• Regístrate
Estás leyendo: ¿Injusticia o desorden?
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 23:35 Hoy

Ventana abierta

¿Injusticia o desorden?

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

Son múltiples las causas que dan lugar a la implantación de regímenes dictatoriales; sin embargo, es posible determinar su origen aproximadamente en dos momentos: a).- en los inicios de una comunidad en la que la ausencia de instituciones puede dar lugar a la aparición de personas o fracciones con afanes monopolizadores. b).- en el supuesto más frecuente que es cuando en una comunidad política ya formada entra en crisis poniendo en peligro la estructura del poder político-económico ya existente.

Esta fractura del orden social produce inmediatamente la inestabilidad del sistema, conduciendo como consecuencia la apertura de puertas hacia su desaparición. La salida a semejante situación, mediante la cual surge la dictadura, podría explicarse de dos formas distintas, aunque de algunas maneras coincidentes.

En unos casos la defensa del orden social, ya sea aplicando los mecanismos constitucionales de excepción, es decir, estableciendo una dictadura constitucional y, por lo tanto, limitada y dirigida a restaurar el modelo amenazado; o bien, dejando en suspenso la legalidad, para preservar la supremacía y el dominio de la clase o sector amenazados por la crisis. En otros casos, y desde la posición opuesta, al margen de los cauces constitucionales, de lo que se trata es de poner fin al orden establecido, instaurando una dictadura al servicio de nuevos planes e intereses.

Las diferencias básicas entre una dictadura constitucional y la no constitucional, no legitimada en origen consisten en que mientras la primera es legal, la segunda no lo es; y en que si una nace con un límite temporal y finalista, (el regreso a la normalidad anterior) la otra no tiene más condiciones que la absoluta voluntad del nuevo poder.

Habría que reseñar algunos de los regímenes dictatoriales más frecuentes, que en ocasiones pueden llegar a confundirse. Estos son: La dictadura personal, (está al servicio de intereses unipersonales o familiares), las desarrollistas, (bases militares con un rígido control de la economía y del aparato político y a veces con apoyo popular) y las oligárquicas, (sustentadas institucionalmente en el presidencialismo unido a las fuerzas armadas).

¿A qué le tiramos? ¿A la injusticia o al desorden?


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.