• Regístrate
Estás leyendo: Ignorancia y despolitización
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 16:49 Hoy

Ventana abierta

Ignorancia y despolitización

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

En 1864 se fundó en Londres la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores) para difundir la causa de la emancipación obrera autónoma. Posteriormente, en 1868, en el congreso de la AIT de Bruselas, se definió como arma fundamental del movimiento obrero la huelga general.Aquella primera etapa estuvo profundizada por el debate entre los partidarios del centralismo y la acción política, (encabezados por Marx y Engels) y los libertarios (formadas por las corrientes del federalismo y el anti estatismo).

La historia de las luchas librepensadoras que se dieron durante el siglo XIX y todo el siglo XX, están reseñadas en una inmensa bibliografía, para que a quienes les interese esta cuestión del movimiento obrero organizado, puedan consultarla.

Dada la ignorancia reinante sobre el tema, la desinformación, la despolitización y la indolencia de las clases trabajadoras, campesinas y estudiantiles, creo que no está por demás hacer una breve exposición de los principios básicos del sindicalismo revolucionario a manera de cotejar y tener parámetros:Son las organizaciones económicas de los trabajadores y no los partidos políticos, quienes pueden lograr el objetivo de la reorganización de la vida social sobre la base del colectivismo, por medio de la acción de la clase trabajadora misma.

El sindicalismo auténtico se opone al centralismo y se basa en el federalismo, en la libre organización de abajo arriba sobre la base de las ideas e intereses comunes.

Se combate el militarismo en todas sus formas, y especialmente la fabricación de material de guerra.Los medios de lucha de acción directa hallan su expresión más profunda en la huelga general que, al mismo tiempo, debe ser el preámbulo de un profundo cambio social.

Se rechaza la violencia del poder, pero por su propia experiencia se apresta a la defensa- si es preciso violenta- de las conquistas sindicales: defensa que debe estar en manos de las propias organizaciones obreras y civiles y no en instituciones específicas al margen del sindicalismo.

El sindicalismo de la clase trabajadora debería ser la única fuerza social capaz de lograr la emancipación de los trabajadores frente a la voracidad insaciable del sistema neoliberal.


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.