• Regístrate
Estás leyendo: Evocación de Daniel Viglietti
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 01:26 Hoy

Ventana abierta

Evocación de Daniel Viglietti

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

Una canción puede parecer inofensiva, pero si detrás de las canciones hay además una actitud coherente entre lo que se canta y lo que hace quién la canta, si las canciones van respaldadas por la congruencia del cantante con lo que expresa, ese mero hecho artístico, se vuelve peligroso, subversivo, rebelde.

“Por supuesto que no vamos a hacer una revolución con una canción, -comentó Viglietti en un recital en París en 1974, ciudad en la que estaba exilado de Uruguay, su país de origen, -ni con una danza, ni con un poema, ni con una representación teatral. Pero tampoco la vamos a hacer con un discurso, ni con una declaración, ni con un voto, ni con una barricada, ni con un paro, ni con un disparo. Por lo general las revoluciones son una gran suma, donde todo sirve, nada es inútil”.

Pocos meses después, en la ciudad suiza de Ginebra, en en donde yo estaba residiendo, le volví a escuchar en la Maison de la jeunesse et la culture, lo siguiente: “mira Moscoso, el canto es libre y que por ello, cuando la vida misma es sojuzgada, es coherente que el canto esté entre rejas o exilado, como es nuestro caso”.

En los años sesentas y setentas sabíamos que muchos artistas en muchos países de América Latina y España eran detenidos.

Organizaciones obreras prohibidas, universidades avasalladas, librerías quemadas, periodistas y escritores represaliados, recitales de canción o funciones teatrales vetadas. Durante el golpe militar en Chile, por ejemplo, el 16 de septiembre de 1973, otro referente de la canción protesta latinoamericana, Víctor Jara, fue asesinado.

“A desalambrar”, “Cruz de luz”, “Canción para mi América” de Viglietti fueron las primeras canciones en lengua castellana que incorporé a mi repertorio durante los casi 5 años que estuve asilado en la Confederación Helvética, desde donde me desplazaba a cantar para la emigración de los distintos pueblos de España y América latina en Europa. Como muchos otros corazones de mi generación en el mundo, estamos le luto. Descansa en paz, camarada Daniel Viglietti.


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.