• Regístrate
Estás leyendo: De las enseñanzas del teatro (I)
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 21:57 Hoy

Ventana abierta

De las enseñanzas del teatro (I)

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

Es posible que mucha gente ajena a la enseñanza teatral no entienda lo que significa un taller de teatro basado en la creación artística experimentada y el porqué abre de alguna forma, las puertas amplias del conocimiento universal. El teatrista brasileño, Augusto Boal, legó una serie de conceptos que en estos días vale la pena compartir algunos:“La ética es una bendición humana, no el fruto maduro del árbol del bien y del mal. La mayoría de los sistemas políticos, como el neoliberal, buscan siempre más poder y riqueza sin límites, esta es su esencia y razón. En el mundo en que vivimos, a través de los medios de comunicación, el sistema neoliberal con el propósito de analfabetizar al conjunto de la población pobre e ignorante, controla y utiliza los medios de comunicación para producir una ética anestésica, monopolizar la palabra, la imagen y el sonido para asediar la mente de la ciudadanía, y programar que obedezcan, se mimeticen y anulen su creatividad.”El individuo que ha cultivado las artes, especialmente el teatro, se convierte como la poesía, en “un arma cargada de futuro” frente a la violencia y la injusticia social. Cuando cualquier coto de poder es ejercido por quienes no saben el significado de la frase bíblica, “ganarás el pan con el sudor de tu frente”, toman la detracción o la crítica como una traición e intentan represaliar a quienes la ejercen. Crítica no es traición; ética, no es estupidez y dinero, no es felicidad.“El teatro impide formación de rebaños sumisos, de fieles pasivos en las iglesias cibernéticas, de multitudes de fans en los deportes de masas, en espectáculos musicales, unánimes en su estéril fanatismo; evita el vacío de la telebasura; de las decisiones electorales de las multitudes corrompidas por el propio sistema en el que están integradas, que la explota, reprime y deprime porque las seduce.” Hace más de cien años, el dramaturgo noruego Henryk Ibsen, en 1882 en su obra “El enemigo del pueblo”, cuestionó el voto y a la democracia. Ese texto, hoy, tiene más vigencia que nunca.


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.