• Regístrate
Estás leyendo: Turbulencias sucesorias
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 09:46 Hoy

Capitolio

Turbulencias sucesorias

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

Así como el PRI funda en la disciplina sus victorias, las fracturas le significan derrotas. La renuncia irrevocable de Noé Garza Flores a 45 años de militancia y el activismo del ex gobernador Humberto Moreira, desempleado de lujo por la riqueza acumulada en su sexenio, presagian tormenta. Garza es el primer ex presidente del CDE en renegar de su partido.

En la sucesión de 2005, el empresario Jesús María Ramón se desahogó mas no llegó al extremo de conjurar contra el PRI, entre otras razones por los intereses económicos en juego.

Sin embargo, el farol le valió un asiento en el Senado.

La lealtad y la congruencia no figuran entre las cualidades de los políticos, y menos entre los priistas, cuya facilidad para cambiar de chaqueta no tiene paralelo; Garza no es la excepción.

Un día eran fanáticos de Raúl y al siguiente idolatraban a Humberto y a Rubén. Mañana quién sabe, pero es cuestión de esperar.

Noé recibió maltrato innecesario antes de ser “renunciado” del gabinete, por lo que a su exclusión de la carrera sucesoria suma también un retahíla de agravios. Si aún dentro de la cúpula gobernante fue objeto de la inquina de unos y la insania de otros, el ahora ex priista debe prepararse para una embestida mayor.

Sobrarán quienes, por consigna, oficio o venganza, lo presenten como un nuevo Lutero.

Pero en la medida en que se abuse del recurso fácil del descrédito, lo victimizarán. Noé, como ex funcionario y uno de los operadores de más confianza del gobernador, posee información sensible; y el gobierno, a su vez, la tiene de él. En tal situación podría pensarse que se mutuamente se neutralizan.

Sin embargo, en términos mediáticos, Garza resulta ahora más atractivo.

Es un “Bronco”, y así lo consigna ya la prensa nacional.Su problema consiste no solo en no haberse rebelado antes contra lo que hoy denuncia —“soberbia”, “secuestro de las siglas del PRI”, “abuso indiscriminado del poder” y represión—, sino en haber participado e influido “en decisiones para que el PRI gobernara Coahuila”. Diputado por dedazo, lo cual marginó a otros cuadros, Noé se benefició de simulaciones.

Una de ellas fue la postulación de Hilda Flores como candidata a diputada federal, para cumplir la equidad de género, a quien después suplantó sin rubor. El éxito del nuevo “Bronco”dependerá de cómo juegue sus cartas.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.