• Regístrate
Estás leyendo: Tres ejemplos de vida
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 07:08 Hoy

Capitolio

Tres ejemplos de vida

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

Nadie sabe de qué enfermará, ni cuando, pero todo el mundo, en determinado momento, tendrá o ha sufrido ya algún padecimiento o percance, leve o grave, y muchos vivirán para contarlo. Para caer postrado en una cama no existe edad, pero sí ejemplos de tenacidad personal y solidaridad que permiten superar momentos de crisis y desenlaces no deseados. Para quienes somos creyentes, la oración y el amor de Dios por sus hijos, es decir, por todos, ayuda a sanar.

En Saltillo, Luis Pablo inspiró a sus padres y a millares de personas por la fuerza de su espíritu frente a la adversidad. Sus fotografías en las redes sociales eran un himno de amor y de alegría. Luis Pablo logró arrancar a la enfermedad, en términos del sacerdote Ignacio Larrañaga (1928-2013), su peor aguijón: la angustia. Tamaña lección de un niño que a los dos años cumplió con creces su misión en este mundo.

David, de 11 años, es otro ejemplo. A finales de 2014 sufrió un accidente mientras jugaba en su casa. Los médicos lo desahuciaron. Hoy está en proceso de recuperación. El costo de las terapias llevó a sus padres, familiares y amigos a organizar colectas entre la población, cuya respuesta ha sido reconfortante y todavía necesaria.

Los milagros, pues, existen, pero son las personas quienes los hacen posibleLa solidaridad, sin embargo, se manifiesta según el caso. Es más solidaria la sociedad civil consigo misma que las estructuras de poder entre sí, por una razón sencilla: a la primera la mueven los buenos sentimientos; y a las segundas, los intereses.

El senador Braulio Fernández atraviesa por una situación difícil. Las enfermedades se agolparon para probar su fortaleza ¡y vaya que la tiene! El 22 de enero —un día después de su regreso a Torreón— charlamos por teléfono. Su recuperación ha sido lenta, pero sostenida. Su familia es su inspiración. Y el recuerdo de sus padres, don Braulio y doña Lucía, su guía moral.

En Houston visitó a Braulio el líder del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, quien le ha brindado apoyo político. Ignoro si Fernández dejará o no su escaño, pero eso, hoy, es lo de menos. Lo importante es su salud. Quede en la conciencia de sus compañeros de partido y de quienes un día lo desahucian y al otro lo desbancan, su actitud mezquina y egoísta. Quizá se sientan libres no solo de culpa, sino también de todo mal.

gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.