• Regístrate
Estás leyendo: Silencio y cobardía
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:49 Hoy

Capitolio

Silencio y cobardía

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

Luis Donaldo Colosio fue un buen hombre. Muchos de quienes lloraron su muerte, se beneficiaron de su asesinato. El poder premió su silencio y cobardía. A 22 años de la emboscada en Lomas Taurinas (Tijuana), pocos se acordaron de él, y quienes lo hicieron fue para justificarse; a sí mismos o a otros. En Coahuila incluso alguien “leyó” su mirada. Mas no, por incómoda, la que veía “un México de gente agraviada (…) por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De hombres y mujeres afligidos por abuso de las autoridades…”.

Con las sombras salinescas al acecho, Colosio rompía lanzas en su discurso en el monumento a la Revolución: “¡Es hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción y a la impunidad!”. También reprochó: “No queremos candidatos que, al ser postulados, los primeros sorprendidos en conocer su supuesta militancia, seamos los propios priistas”. (Luis Gurza Jaidar, en Coahuila, es uno de los casos recientes de la simulación.)

A Colosio lo conocí por el entonces gobernador Eliseo Mendoza. Era un hombre sencillo y afable. Hoy la soberbia y la petulanciapredominan incluso entre los cargos menos relevantes. En una ocasión, viajamos con él de la Ciudad de México a Saltillo. Fue a despedirlo su esposa Diana Laura, quien le llevó a su hijo Luis Donaldo al aeropuerto.

Después lo saludé en San Antonio, Texas, destino preferido de políticos ladrones y empresarios pillos de sorba conocidos. Me preguntó por dos amigos comunes: Alejandro Gurza, de Torreón, y Armando Castilla, de Saltillo. Meses más tarde,fue asesinado. De ese crimen de ayer proceden buena parte de los males de hoy: el triunfo (provisional)del mal,el imperio de los corruptos, la decadencia del país, el cinismo, el caos.

Luis Donaldo Colosio Riojas visitó Tijuana el 5 de marzo para ofrecer una conferencia. El joven repitió a su padre: “Me desespero cuando veo que, de repente, los candidatos que aparecen no sé quiénes son. Algunas veces son, uno que otro, bandidos”.

El 18 de marzo, la presidenta del PRI en Coahuila, Verónica Martínez, una de las diputadas que legalizó la deuda de Humberto Moreira, declaró sin rubor: “Colosio vería con buenos ojos lo que hoy vivimos en Coahuila”.Recurrir a Luis Donaldo para tratar de lavar concienciaspor actos deleznables e indelebles, es una bajeza.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.