• Regístrate
Estás leyendo: Maximato frustrado
Comparte esta noticia

Capitolio

Maximato frustrado

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

La conseja dice que el pleito entre los hermanos Humberto y Rubén Moreira (RM) es real. En sus doce años de gobierno (2005-2017), Coahuila vivió la peor etapa de su historia: acumuló una deuda por 40 mil millones de pesos, registró los mayores índices de inseguridad y violencia, y los escándalos de corrupción, las masacres en Allende y en la cárcel de Piedras Negras y las desapariciones forzadas atrajeron a la prensa internacional. El punto de ruptura pudo haber sido el asesinato de José Eduardo Moreira (hijo de Humberto), el 3 de octubre de 2012.


El homicidio se atribuyó a una supuesta venganza del cartel de los Zetas, por el asesinato del sobrino de uno de sus líderes, pero la viuda, Lucero Davis, responsabilizó al entonces gobernador. «“Esto es tu culpa maldito!!! Renuncia”, dijo a través de su cuenta de Twitter @lucerodavis y que incluye una mención directa a la cuenta del mandatario estatal: @rubenmoreiravdz» (Chicago Tribune, 05.10.12). Humberto, quien renunció a la presidencia nacional del PRI por el escándalo de la megadeuda, se ha referido despectivamente a su hermano por distintos medios. Sin embargo, él lo impuso como  sucesor en 2011.


RM, cuya influencia política en el estado ha sido determinante en los tres últimos lustros, no ha renunciado al maximato. Según Humberto Moreira (HM), Rubén eligió casi a la totalidad de los secretarios de su administración. Mucho debe haber de cierto, pues el gabinete de RM lo formaron mayormente ex colaboradores de su hermano. La hibris provocó la caída de HM. Cederle el poder a Rubén provocó su ruina política. El PRI lo expulsó a él, y a su hermano lo convirtió en estrella, cuya luz se apagó con la derrota de José Antonio Meade. RM será diputado plurinominal, sin embargo, para efectos prácticos, su carrera también está liquidada. Incluso podría ser investigado.


La detención de HM en Madrid, el 15 de abril de 2016, lo hundió más en el fango, mientras su hermano Rubén se lavaba las manos y daba rienda suelta a todas sus fantasías. Los Moreira vivieron con Peña vivieron sus mejores años, pero el fracaso del PRI y de Meade, los ha puesto en la picota. Adiós maximato. 



gerardo.espacio4@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.