• Regístrate
Estás leyendo: Brecha política (III)
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 01:26 Hoy

Capitolio

Brecha política (III)

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

El desplome al lugar 48 en el Índice de Competitividad Urbana 2014 del Instituto Mexicano de Competitividad, la crítica mediática y social por la ausencia de inversión y las inundaciones por las lluvias de septiembre en colonias y calzadas, le recordaron al alcalde Miguel Riquelme lo mucho que falta no solo para rescatar a Torreón de la ruina causada por la administración de Eduardo Olmos, sino para recuperar la confianza ciudadana. El priista recibió una cuidad endeudada, insegura, a oscuras y sin servicios; caótica, en una palabra. El sentimiento se reflejó en las urnas el año pasado, cuando el PRI perdió con el PAN, pero los votos de un puñado de minipartidos lo salvaron en el último minuto.El principal aliado de Riquelme es Rubén Moreira, incluso podría ser su delfín si las circunstancias lo permiten. Sin embargo, aún es temprano para señalar favoritos, máxime con tantos agentes en escena e intereses en juego. Torreón se ha convertido en la sede alterna del gobernador, pero es justamente en esta ciudad donde tiene más opositores; visibles algunos, otros embozados. Existen avances en seguridad—la violencia instaló a Torreón entre las metrópolis más peligrosas del mundo y alejó inversiones—, pero esa sola estadística no basta para recuperar el ánimo.En Torreón se percibe un principio de orden y de autoridad, a diez meses de iniciada la administración municipal. La obra pública y los servicios empiezan a cambiar la fisonomía urbana, pero el deterioro de los cuatro últimos años fue tan grande que revertirlo tardará mínimo otros cuatro. Según colaboradores, el alcalde celebra jornadas extenuantes y tiene el control pleno de la administración, pero “no todos los jefes dedepartamento le siguen el paso”.En una ciudad donde la mitad de los votos se cruzó contra del PRI y su candidato, la oposición y resistencias son mayores. Participación Ciudadana 29, Ella (Estado de La Laguna) y otros grupos sociales y políticos se han convertido en la sombra de Riquelme: revisan nóminas, denuncian presuntas irregularidades en la concesión del servicio de alumbrado y transferencias millonarias de la Tesorería Municipal al PRI. El Centro de Investigación México Avanza toma el pulso sobre el desempeño de la administración y las autoridades. En agosto, el Barómetro de Opinión Pública otorgó una calificación de 5.9 a los servicios públicos y de 6.5 al alcalde.El 36 por ciento de los encuestados se declaró dispuesto a abandonar Torreón —cifra inferior a lade mediciones previas—, si en otra ciudad encontrara trabajo, pudiese ofrecer a sus hijos un mejor futuro y vivir tranquilo, preferentemente fuera de Coahuila. Otra tendencia relevante es que a menor inseguridad, mayor preocupación por los problemas económicos. Justo en la falta de crecimiento se centra la crítica contra el presidente Peña Nieto, cuya calificación en La Laguna es de 5.3, según Barómetro.El contraste entre un gobierno municipal visible (el de Riquelme) y uno ausente por cuatro años (el de Olmos),explica los signos de mejoría. Los delitos relacionados con el narcotráficohan descendido, pero aumentaronlos robos y asaltos.Sin embargo, es apenas el principio. El alcalde deberá mantener el ritmo, ser tolerante y concienciarse de que la crítica, en cualquier contexto, es saludable. El rezago de la ciudad es un recuerdo permanente de que La Laguna, no solo Torreón, necesita un cambio de rumbo.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.