• Regístrate
Estás leyendo: Barruntos de tempestad
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 19:45 Hoy

Capitolio

Barruntos de tempestad

Gerardo Hernández

Publicidad
Publicidad

Anticipar la sucesión más de dos años, con el alcalde Miguel Riquelme como favorito del gobernador Rubén Moreira, tuvo efectos negativos. No disciplinó a los demás aspirantes, y en cambio enrareció el ambiente. Pretendientes con méritos como Jericó Abramo, Hilda Flores, Javier Guerrero, Alejandro Gutiérrez, Enrique Martínez y Román Alberto Cepeda, rechazan la imposición, lo cual podría fracturar al PRI y devenir en rebelión. José María Fraustro esperaría una candidatura concertada.

“No hay plan B”, habría dicho el mandatario estatal a su gabinete. La versión es plausible, pues persisten dudas sobre la viabilidad del proyecto original e hipótesis según las cuales el diputado Jericó Abramo sería, a regañadientes, el as bajo la manga. Armando Luna fue eliminado de la carrera pues, al parecer, también se le investiga en México y Estados Unidos por presuntos nexos con Juan Manuel Muñoz Luévano, “el Mono”, preso en España por blanqueo de dinero y delincuencia organizada.

La declaración atribuida a Moreira evoca a Carlos Salinas, en 1994, también en un clima crispado. El alzamiento del EZLN y la designación de Manuel Camacho como comisionado para la paz debilitaron la candidatura de Colosio y desataron rumores sobre un posible reemplazo. Salinas salió a escena y pronunció las palabras mágicas: “No se hagan bolas, el candidato es Colosio”. Al final no fue ni Colosio ni Camacho, sino un tercero. Zedillo canceló el proyecto transexenal de los Salinas, encarceló a Raúl, y Carlos optó por el exilio.

Cada sucesión responde a lógicas y circunstancias propias. Si la decisión dependiera solo de Rubén Moreira, el candidato sería Riquelme, no sin oposición. El madruguete le funcionó a Humberto Moreira en 2005 por un exceso de confianza y una reacción tardía de Enrique Martínez. El entonces gobernador le permitió a su delfín utilizar la estructura y los recursos de la Secretaría de Educación y la alcaldía de Saltillo para hacerse con la candidatura, mientras frenaba a los demás aspirantes. Moreira capitalizó otra coyuntura: el presidente de la república no era priista.


gerardo.espacio4@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.