• Regístrate
Estás leyendo: Un despropósito prohibir Uber Pool
Comparte esta noticia

Columna de Gabriel Torres Espinoza

Un despropósito prohibir Uber Pool

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Uber, no sólo ha creado un modelo de transporte reconocido en todo el Mundo [rompió con las 'asimetrías de información' en el transporte público –es decir, tanto el ofertante como el demandante del servicio tienen información útil y paritaria al momento de realizar la transacción: se obtienen datos personales de ambos, la tarifa es pública, en tiempo real y no se modifica durante el trayecto, la App traza una ruta imparcial y la más viable, y un largo etc.–], además de que es referente de un éxito comercial inusitado [a seis años de su fundación, su marca estaba valorada en 51 mil millones de dólares: lo que a Facebook le costó siete años conseguir]. El enorme éxito de Uber en México hizo que nuestro País sea el tercer mercado de una marca que hoy vale 62 mil millones de dólares, para situarse sólo detrás de Estados Unidos y China.

Ahora, Uber revolucionó y se reinventó en otro aspecto. A mediados del mes pasado, Uber puso en marcha un innovador modelo de transporte en la Ciudad: 'Uber Pool'. Esta nueva modalidad de transporte "permite a las personas que se dirigen hacia destinos similares, en un mismo momento, compartir su viaje" –señala Uber–. El simple hecho de elegir esta modalidad, aseguraba para el usuario un pago menor de 25 o 30 por ciento independientemente de si en el trayecto una persona se incluía o no al traslado/ruta. Uber destacó que a menos de un mes de su implementación, esta modalidad ya era utilizada por el 25 por ciento de sus 650 mil usuarios en la ZMG. Es decir, 'Uber Pool' pasó a crear una fórmula interesante, que en principio pudiera parecer una antinomia: convertir el automóvil en transporte colectivo, para así sumar en cada auto sedán a tres pasajeros como máximo. Actualmente, 'Uber Pool' opera en seis países y 15 ciudades del Mundo [Nueva York, Miami, Washington, Los Ángeles, etc.], y México es el primer país de toda América Latina en conocer este nuevo servicio.

No obstante las ventajas que supone, las adecuaciones al Reglamento de la Ley de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco, que ayer entraron en vigor, impiden la operación de esta modalidad de servicio y, en caso de desacato, será motivo suficiente de revocación de permisos y autorizaciones (MURAL; 10/Ago/2016). El día de ayer, Uber ya no permitía la posibilidad de elegir 'Uber Pool'. El Gobierno del Estado, incluyendo a municipios metropolitanos que son facultados originarios en materia de transporte de acuerdo nuestra Carta Magna, pero que hoy acusan silencio en el debate del transporte público–, han vuelto a errar en la regulación. Si se permite Uber, es un contrasentido prohibir 'Uber Pool'.

En una democracia, las personas deben ser libres de elegir el método para sus traslados. En todo caso, el Estado –por razones medioambientales– debe alentar o desalentar unos u otros, más no prohibirlos. Si se permite el uso del automóvil y, más aún, como modelo de transporte público, resulta un retroceso para el medio ambiente y la calidad de vida de los tapatíos prohibir que el transporte público se convierta en transporte público colectivo. ¿Por qué? Porque prohibirlo generará mayor cantidad de autos en la Ciudad, mayor inversión y (pérdida de) tiempo en los traslados –por parte de los usuarios– debido a vialidades saturadas [transporte público en sedán moviendo a un solo pasajero y no a tres] y mucha mayor contaminación [el 95 por ciento de emisiones contaminantes proviene de fuentes móviles: SEMADET]. No obstante, resulta un sinsentido achacar irracionalidad a la sociedad por la predilección del auto como medio de transporte.

El uso preponderante de modelos de movilidad no contaminantes en Europa, no se explica por las convicciones medioambientales de su sociedad, sino por la existencia de alternativas viables para bajarse del automóvil y subirse a un transporte colectivo/masivo barato –respecto de otro–, rápido, humano y de calidad. Eso es sólo obligación y competencia del Estado. Nada más. Con la regulación propuesta, ¿a qué apuesta Jalisco?, ¿a proteger el medio ambiente o intereses de taxistas convencionales y transportistas? Que valga la pena decirlo, suficiente daño le han causado a la ciudad...

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.