• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué es importante votar?
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 21:13 Hoy

Columna de Gabriel Torres Espinoza

¿Por qué es importante votar?

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Grupo Reforma publicó una entrevista del ex consejero presidente del IFE, José Woldenberg, “El voto nulo no cuenta”. En ella destacó la importancia del voto, una postura contraria para la corriente ideológica que está en contra de él o que simplemente promueve el voto nulo. Por ejemplo, en el 2000, en la elección de diputados federales, el voto nulo registró un 2.32 por ciento. En 2003 un 2.67 por ciento. En 2006 obtuvo un 3.07 por ciento sobre la votación para diputados federales. En 2009 comprendió el 5.40 por ciento; y para 2012 un 4.96 por ciento. Aunque en la última elección federal registró un ligero descenso, esta infructuosa actitud aumentó en los últimos años. Valdría la pena recordar a Martin Luther King Jr., que decía: “La verdadera tragedia de los pueblos no consiste en el grito de un gobierno autoritario, sino en el silencio de la gente”. Woldenberg señaló con especial acierto, “el voto es para decidir”; y sentenció que anular el voto es “dejar que otros decidan”. Quien destaca la importancia del voto no quiere decir que sea el único y último recurso para decidir e incidir en la vida pública, porque el voto resulta ser una condición necesaria, más no suficiente para la vida en democracia. Sin elecciones, sin sufragio, no puede haber democracia. Ahora bien, quien está en contra del voto está en contra de la democracia, consciente o inconscientemente, e incluso en contra de la paz, ¿por qué? Porque en democracia, la lucha por el poder se dirime a través de consensos pacíficos, y el consenso se mide y representa en votos. Se entienda o no, la renovación de los poderes públicos sin presencia de violencia es la característica de la democracia. Como bien apunta José Woldenberg: “La humanidad no ha inventado un mejor método para dotarse de gobernantes”. Debe tenerse en cuenta que en la democratización también se deben ampliar la agenda de libertades: la democracia interna de los partidos, presupuestos participativos, la iniciativa ciudadana, el referéndum, el plebiscito, así como la revocación de mandato (“la ratificación” es otra payasada de los autonombrados ciudadanos libres). El voto castiga, revoca, aprueba, refrenda, cambia y reconstruye gobiernos. El voto es el instrumento democrático por excelencia que representa y simboliza la libertad e igualdad política: en democracia, todo ciudadano cuenta para decidir, y vale lo mismo el voto del hombre más poderoso, que el de cualquier ciudadano. Ahí el valor intrínseco de la igualdad y el de la libertad política…

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.