• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué Alberto Uribe y Claudia Delgadillo, a Morena?
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 00:56 Hoy

Columna de Gabriel Torres Espinoza

¿Por qué Alberto Uribe y Claudia Delgadillo, a Morena?

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Esta es una elección de frentes, alianzas y coaliciones entre partidos. Los tres candidatos que encabezan las preferencias electorales a nivel nacional, son de coaliciones partidistas sin afinidad ideológica. El sistema de partidos registra, como lo escribió el politólogo Giovanni Sartori, una tendencia centrípeta (de la periferia ideológica al centro). Es decir, la polarización ideológica, esa que se distinguió en las épocas en que los partidos se distanciaban en planteamientos para buscar identidad y nichos de votantes, se transformó en una tendencia para coaligarse. Independientemente de las tensiones ideológicas del siglo pasado, hoy los partidos políticos en México buscan sus coincidencias, sobre sus diferencias de tipo ideológico. No hay que rasgarse las vestiduras por ello, simplemente se asume una concepción menos ideologizada del poder, que no indica que sea necesariamente perniciosa.

Pero no sólo experimentaremos una elección entre colaciones partidistas, sino una recomposición –para bien o para mal, está por verse- de la clase política. En Jalisco esta inercia toma forma con la consolidación de alianzas, hasta hace tres años impensables, y la nueva alineación de políticos a partidos de reciente creación: Movimiento Ciudadano y Morena. El bipartidismo que dominó Jalisco por varias décadas –PRI Vs PAN- se fracturó desde 2012, con la irrupción emergente de Enrique Alfaro y su partido político MC. La salida de Alberto Uribe de Movimiento Ciudadano, y de Claudia Delgadillo del PRI, son dos casos en particular que merecen especial atención.

Si ambos dejan el partido que les llevó a sus cargos de elección popular (presidente y diputada), motivados por desencuentros, desencantos o simplemente por así convenir a sus intereses, significa que Morena dejó de ser un partido marginal en Jalisco, para convertirse en un ‘árbol’ que promete buena sombra. Obvio, debido al fenómeno López Obrador. Es decir, el efecto Andrés Manuel comenzaría a resultar más atractivo, como proyecto político, que incluso el de los antiguos jefes políticos de Alberto Uribe y Claudia Delgadillo: Enrique Alfaro y Jorge Aristóteles, respectivamente. De esta forma, Jalisco dejaría de ser la excepción a la regla respecto de la tendencia nacional de Morena, para observarse, a los ojos de políticos con capital social, como un partido prometedor para la continuidad de sus carreras. Recordemos que en política, percepción es realidad.

Otra posibilidad a la que no hay que quitarle el ojo, es que tanto Alberto Uribe, como Claudia Delgadillo, sean en realidad apuestas adelantadas de sus respectivos jefes. Mismas que aún no se hacen públicas. Las comparaciones son odiosas, pero Aristóteles y Alfaro son políticos muy jóvenes, profundamente pragmáticos, obsesionados con las encuestas y las tendencias, a los que se les conoce por pensar a futuro. Además, la duda es razonable, especialmente si consideramos que tanto Alberto Uribe como Claudia Delgadillo han sido compañeros de inicio en la construcción las carreras y capital político del gobernador y el candidato a Gobernador de MC. En ninguno de los dos casos son evidentes los motivos de fondo (no esos de forma que expresan para la tribuna) para un rompimiento con su grupo, al cual -por cierto- ellos aportaron parte importante. La duda razonable cabe: ¿No será que tanto Aristóteles como Alfaro construyen puentes con el puntero de las encuestas?

Donde ya no cabe duda, es respecto del imán que se ha convertido Morena en Jalisco. Los desprendimientos más sonados son desde MC y del PRI, ambos, a Morena. También debe advertirse que este partido tiene ya valor de marca en Jalisco, pero aún ausencia de perfiles para candidatos rentables. Eso también explica que si existen lugares disponibles para la continuidad de una carrera política, se apunten cada vez más interesados en esas filas. Si en los próximos meses López Obrador se mantiene como puntero, o incluso si crece, seguramente se extenderá la expectativa sobre Morena en Jalisco. Básicamente porque la marca López Obrador ofrece ya –contra todo pronóstico- un piso de votos muy atractivo para competir un cargo de elección popular en Jalisco...

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.