• Regístrate
Estás leyendo: La diputación ¿pertenece al PRI o a Pizano?
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 23:46 Hoy

Columna de Gabriel Torres Espinoza

La diputación ¿pertenece al PRI o a Pizano?

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Fue en 1963, mediante una reforma electoral promovida por el presidente Adolfo López Mateos, que se estableció la “representación política de las minorías” por la vía de la figura de los “diputados de partido”. A su vez, la reforma política del 6 de diciembre de 1977 incluyó, en la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales, el principio proporcional para la elección de 100 legisladores. La aparición de 100 diputados proporcionales y su posterior aumento a 200, constituyó una medida que garantizó una suerte de pluralismo simulado, muy a pesar de que el sistema hegemónico no transitaba en realidad a elecciones competitivas, donde la alternancia fuera tangible. Desde 1977 hasta 1997, la representación proporcional funcionó para lo que fue concebida por el sistema hegemónico de partido: para disminuir la presión social a favor de la implantación de reglas electorales y prácticas políticas más democráticas. Es así que cuando aumentaba la presión por estos reclamos, aumentó también el número de legisladores proporcionales. Incluso, se introdujo la proporcionalidad en el Senado.

No obstante, hoy la representación proporcional, tal y como está prevista en el sistema electoral, es más una cuota de poder para las oligarquías partidistas, que propiamente la representación de minorías. Aunque visto técnicamente, las oligarquías –grupos de poder- son una minoría al interior de los partidos. La cuota de diputados proporcionales no representa a las minorías étnicas, de preferencias sexuales diversas, religiosas o de extracción social. Representa, en todo caso, a quienes dentro de los partidos tienen la posibilidad de determinar la prelación de las listas, y con ello, las posibilidades de acceso a una diputación. Esos sí son una minoría que queda perfectamente bien representada cada tres años. Como ningún partido practica la democracia interna en México, la representación proporcional es el ‘botín’ de los círculos de poder de los partidos políticos (todos).

En el Congreso de la Unión, diputados de representación proporcional del PT, PES y PVEM, dejaron su partido para sumarse a la bancada de Morena. Tantos casos no ocurrían desde 1994. En Jalisco sucede ahora con un diputado de representación proporcional del PRI, que hasta principios de abril ocupaba el cargo de Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, por obra y gracia del primer priista de Jalisco. Nominado en el segundo sitio de la lista de Representación Proporcional del PRI, el ex dirigente del tricolor resultó electo diputado proporcional. Ahora bien, ¿qué representa un diputado electo por el principio de representación proporcional? Representa el porcentaje de votos del partido, obtenido en la boleta de diputados locales. Un legislador proporcional plurinominal llega al Congreso por el porcentaje de votos que los candidatos de mayoría obtienen, al ganar o perder en cada distrito. De forma que todos esos votos sumados, configuran un porcentaje de votación, que permite que ingrese una parte proporcional de la lista registrada bajo el principio de asignación proporcional de diputaciones.

Los legisladores proporcionales representan, por tanto, porcentajes de votación de cada partido político. Pero, previamente, cada partido político decidió una lista con prelación de nombres (orden de importancia) que determinó quiénes son los (as) que tienen más probabilidades de resultar electos por el porcentaje de votación de cada partido. Al determinar la prelación de la lista de representación proporcional, el partido (en realidad, el jefe del partido) determina las posibilidades reales de acceso a una diputación. Una vez pasada la elección, los diputados no tienen ningún impedimento legal, hasta hoy, para cambiar de partido. Naturalmente que al agruparse en una fracción de diputados diferente a la del partido que lo nominó, se alterará la proporcionalidad en la integración del Congreso. Pizano ya es diputado. Nada le impide dejar el PRI, para agruparse en la fracción de MC. Legalmente no existe forma de exigirle que deje la diputación. Políticamente habría que solicitarle cuentas, en todo caso, a quien decidió nominarlo en el segundo sitio de la lista de representación proporcional… 

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.