• Regístrate
Estás leyendo: La derecha y la Izquierda: Las apariencias engañan
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 18:10 Hoy

Columna de Gabriel Torres Espinoza

La derecha y la Izquierda: Las apariencias engañan

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Debe decirse que esta dual nomenclatura encuentra sus orígenes en los albores de la Revolución Francesa, en función de la posición que ocupaban sus diputados en el Parlamento: a la derecha del recinto, se encontraban los girondinos, que eran los moderados de dicha Convención, y estaban a favor de una monarquía, pero constitucional; mientras que, a la izquierda de la sala, se ubicaban los jacobinos, quienes eran radicales e impulsivos en demasía, y anhelaban cambios profundos y rápidos. Así nació la terminología.

De esta manera, pronto, los partidos políticos de izquierda se convirtieron en aquellos que propugnaban por un sistema político estatista-marxista [por su carácter revolucionario]; mientras que los de derecha, por uno privatista-capitalista [por su carácter conservador]. Es decir, el papel que asumía el Estado frente al mercado era un elemento ineludible para la categorización de los partidos políticos. No obstante, se puede ser liberal en materia económica (derecha), pero también liberal en cuestión de derechos y libertades (izquierda). Los elementos diferenciadores de las ideologías políticas pasaron a crecer exponencialmente: el medio ambiente, la globalización, la bioética, la legalización de las drogas, la inmigración, el matrimonio entre homosexuales, la adopción homoparental, el aborto y un larguísimo etcétera. ¿Cómo catalogar a partidos y liderazgos que avalan y/o rechazan propuestas tanto de izquierda como de derecha?

Debido a las conquistas sociales y políticas, devino el Estado de Bienestar, un invento socialdemócrata o del pensamiento político progresista –según los de izquierda–. Como quiera que sea, actualmente, el Estado de Bienestar es uno de los puntos más relevantes de la línea divisora entre ideologías. Quienes lo promueven, definitivamente son de izquierda –tesis que se acepta sin reflexión–. Un buen ejemplo del Estado de Bienestar de carácter socialdemócrata, de izquierda, podría ser el de Noruega y Dinamarca. De igual forma, es cierto que son de los países con mejores indicadores de calidad de vida, tal vez porque son países con una población que ronda a los 5 millones de habitantes (es decir, cercana a la Zona Metropolitana de Guadalajara).

La complejidad de gobernar un país densamente poblado [EEUU, p. ej.], respecto de los países nórdicos, entraña una diferencia abismal. En todo caso, debe destacarse que existe el Estado de Bienestar de carácter liberal, de derecha: Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda. O bien, el Estado de Bienestar conservador: Francia, Italia, Alemania, Países Bajos, p. ej. La Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial, y a la Caída del Muro de Berlín, es producto de un sólo partido: el demócrata cristiano, el UDC [su referente en México sería el PAN]. El Estado de Bienestar en el Japón, que siguió a la Segunda Gran Guerra, es hechura del Partido Liberal Democrático [hegemónico desde 1955 hasta 2009], el cual es de corte liberal y conservador. Vamos, el milagro económico y el Estado de Bienestar observado en Corea del Sur y Singapur, son explicados por dictaduras: Lee Kuan Yew, considerado el padre de la patria de Singapur, fue el único primer ministro ¡desde 1959 hasta 1990! Actualmente, Singapur, ocupa el 5 lugar a nivel internacional en el Índice de Desarrollo Humano.

Por otro lado, es importante destacar que la dicotómica división de las ideologías políticas, en un plano espectral de 'izquierda' y 'derecha', se relativiza según la posición geográfica del observador: fuera de Rusia, puede decirse que, actualmente, Vladimir Putin representa –junto a otros líderes políticos y/o naciones– la izquierda a nivel internacional. Desde dentro, su régimen es a todas luces de derecha: represión a homosexuales [como con su ley "contra propaganda gay"] o la despenalización de la violencia física y doméstica hacia la mujer [que pasó de ser castigada penalmente, ¡a ser sólo sancionada administrativamente!] son representativos botones de muestra de lo anteriormente expuesto.

Lo mismo puede decirse del castrismo en Cuba, de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, de Kim Jong-Un en Corea del Norte, o la China de Xi Jinping [que califica comercial (para obtención de créditos) y socialmente a sus connacionales en función de su activismo político en Internet: califica perjudicialmente a los contrarios al régimen]. Se trata de sistemas políticos que, en el concierto internacional, se aprecian como de izquierda; no obstante, al interior de esas naciones son de ultraderecha, por la innegable supresión de libertades y derechos que adolecen sus ciudadanos. La 'geometría' de las ideologías de los gobiernos parecen apuntar referentes que, desde la población que gobiernan, lucen de manera diametralmente opuesta a lo que a simple vista parecen...

gabtorre@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.