• Regístrate
Estás leyendo: El mandato atropellado de Trump
Comparte esta noticia

Columna de Gabriel Torres Espinoza

El mandato atropellado de Trump

Gabriel Torres Espinoza

Publicidad
Publicidad

Las críticas provenientes de diversos países y líderes del mundo no parecen afectarle al Presidente Donald Trump. Mientras más lo critican, pareciera que se fortalece. Lo que sí lo coloca en aprietos es la detracción interna, la de su propio partido, pero fundamentalmente de los votantes de USA. Justo ahora, la aprobación del presidente de Estados Unidos alcanza su nivel histórico más bajo, con apenas 36 por ciento. El 60 por ciento de los estadunidenses lo desaprueba. Así lo consigna una encuesta realizada entre el 26 y 29 de agosto por el Washington Post y ABC, misma que fue dada a conocer el pasado viernes y descalificada por el presidente en Twitter.

Justo la semana pasada concluyó el funeral de un personaje de trayectoria y significado en la política de Estados Unidos. John McCain, militar y político norteamericano. Hijo y nieto, respectivamente, de almirantes de cuatro estrellas de Estados Unidos. Senador por Arizona desde 1987 y hasta su muerte (31 años en la máxima tribuna). Candidato del partido republicano a la presidencia en 2008. El presidente Trump no fue invitado al funeral del Senador republicano John McCain, no obstante estuvo presente por las alusiones de dos expresidentes, uno demócrata y otro republicano (de la familia política más poderosa de la Unión Americana, los Bush).

Las elaboradas frases de los ex jefes de Estado, que gozan de buena reputación en su país, fueron indicadoras del estado que guarda la honra del actual jefe de Estado. “Nuestra política puede parecer ruin y mezquina, traficando con la grandilocuencia y el insulto, con polémicas falsas y escándalos manufacturados. Es una política que pretende ser valiente y dura, pero que en realidad nace del miedo. John nos pidió que fuéramos mejores que eso”, exclamó en su discurso Barack Obama. Mientras que George W. Bush expresó que el senador McCain “respetó la dignidad inherente en cada vida, una dignidad que no acaba en las fronteras y que no puede ser borrada por dictadores”. La hija del Senador por Arizona fue más explícita en su speech. Meghan Marguerite McCain, columnista y conductora de televisión afirmó que “la América de John McCain no necesita volver a ser grande otra vez, porque América siempre ha sido grande”. “Nos reunimos aquí para llorar la muerte de la grandeza de América, la de verdad, no esa retórica barata de hombres que nunca estarán cerca del sacrificio que él ofreció voluntariamente, ni la apropiación oportunista de aquellos que vivieron vidas cómodas y privilegiadas”.

McCain unió con su muerte a republicanos y demócratas en Washington. Barack Obama, Michelle Obama. George W. Bush y Laura Bush. Hillary y Bill Clinton. El ex secretario de Estado Henry Kissinger. El exvicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, y el exvicepresidente, Al Gore. Todos frente a una realidad: el mandato atropellado de Trump.

gabtorre@hotmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.