• Regístrate
Estás leyendo: Educación Fallida
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 18:13 Hoy

Semillas de conciencia

Educación Fallida

Gabriel Rubio Badillo

Publicidad
Publicidad

¿Cuál es el sentido y finalidad real de la educación?¿No es acaso extraer lo mejor de nosotros mismos y convertirnos en seres enfocados a mejorar su calidad de vida y la de otros? Pues eso definitivamente en nuestro México no está pasando. Al menos no como el escenario predominante. Un sistema educativo que no educa para la vida, es un sistema fallido.

El modelo educativo que tenemos les alcanza a algunos para sobrevivir, pero no nos está convirtiendo en mejores personas. Los criminales inadaptadosno son la única falla educativa. Sus padres también fallaron. Las escuelas donde estudiaron fallaron. Los maestros que sólo se ocuparon de la parte informativa, pero no de la formativa, fallaron. Fallaron los vecinos; la gente que rodeaba a esos niños que estaban siendo maleducados, también fueron indiferentes. ¿Su excusa?No eran sus hijos.

Te das cuenta que la educación familiar, preescolar y primaria están fallando, cuando observas los bochornosos espectáculos de niños inadaptados en los restaurantes. Cuando observas como se comportan a la salida de lassecundarias federales, los alumnos al aventarse entre sí, golpear los coches, cruzar la calle corriendo sin precaución.Fallan sus maestros y los padres de familia que permiten estas conductas. Llevan 12 años de educación formal y siguen actuando como incivilizados.Las escuelasparticulares no son la excepción: observa la actitud de los padres de familia, cuando acuden a la salida de sus hijos en sus vehículos; la manera arbitraria en que atraviesan sus autos y camionetas en doble fila, y bloquean la circulación sin importarles afectar a terceros. Incluso en los colegios más caros y selectivos observamos ese tipo de conducta. ¿Cómo pueden las escuelas propiciar ese caos vial si se supone que son centros educativos?Si los propios padres actúan de esa manera,¿Qué clase de educación se supone que sus hijos reciben en tales colegios?

Cierto, se están construyendo más escuelas… pero se siguen llenando más las cárceles. Tenemos índices alarmantes de homicidios y secuestros, pero también de diabetes y obesidad por malos hábitos. Tenemos una sociedad apática que mata a otros, y que también se destruye a sí misma. ¿Qué sentido tiene alcanzar estudios de posgrado y tener hábitos autodestructivos?

En la época de nuestros abuelos, los adolescentes maduraban a los 18 y antes de los 20 ya eran jefes de familia y trabajadores responsables. Nuestros “adolescentes” de hoy rebasan los 30 y siguen en la casa paterna totalmente dependientes. ¿Dónde nos perdimos? Educar para la vida hoy se ha vuelto un mito.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.