• Regístrate
Estás leyendo: Cuando el vacío nos alcance
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 10:11 Hoy

Semillas de conciencia

Cuando el vacío nos alcance

Gabriel Rubio Badillo

Publicidad
Publicidad

Cada vez son más las personas que llegan a psicoterapia, expresando que nada en sus vidas parece ir a alguna parte. Que sus días se han vuelto una rutina que los mantiene viviendo como autómatas. Algunos empezaron semanas atrás. Y el miedo a perder la razón se ha convertido ya en terror. Otros, tristemente, llevan años así. Esos se han de alguna manera resignado, y de pronto el dolor ya es tanto, que son arrastrados a buscar ayuda o por fin deciden hacer algo por ellos. Y otros muchos, la mayoría de los que viven esa experiencia, no están moviendo un dedo para salir de esas circunstancias. Es más; ni siquiera consideran que haya algún remedio.

Esa sensación, no siempre identificada con claridad, es ya una epidemia. Los constantes suicidios son una extremo de ello. Y es un fenómeno que no sólo afecta a individuos aislados y taciturnos como pudiéramos pensar; sino que ha causado la muerte de grandes estrellas de la música y el cine. Encumbrados en la fama y el dinero. En un estilo de vida que millones anhelan y no pueden entender, cómo alguien pensaría en suicidarse con semejantes ventajas y sueños cumplidos. Es de no creerse.

Es perfectamente claro que el dinero y la fama por sí solos no son una fuente de felicidad. Algo está faltando en la vida y carrera de todas esas personas, prósperas y admirables, pero carentes de sentido existencial. El vacío pues, no respeta clases sociales. Se está comiendo a la gente a pedazos. ¿Cuál es la vacuna para prevenirlo? ¿De qué nos estamos olvidando en esta carrera loca por el éxito, sin saber para qué lo queremos realmente? Hay algunas cosas que las personas más felices suelen incluir en sus vidas; y que los mantienen lejos del vacío. A salvo de cualquier idea de hacerse daño. Sus vidas están plenas. Destacan particularmente 3 acciones:

Consideran a Dios en sus vidas, platicando con frecuencia con su ser interno y serenando su mente con Meditación y Oración. Le dedican tiempo a sus seres queridos (más que al celular). Trabajan por el bien de los demás y no solo por sus intereses egoístas (el éxito compartido garantiza la felicidad).

Valdría la pena probarlas. No vaya a ser que el vacío nos alcance.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.