• Regístrate
Estás leyendo: El transfuguismo político hoy
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 12:22 Hoy

El transfuguismo político hoy

Publicidad
Publicidad

La lealtad es uno de los elementos que dan coherencia a los partidos políticos.

Sin embargo, las lealtades de los militantes son más fuertes en algunos países que en otros.

Por ejemplo, en Estados Unidos los militantes partidistas normalmente son demócratas o republicanos toda la vida; algo parecido ocurre en Reino Unido, donde los afiliados a los partidos generalmente son conservadores o laboristas toda su existencia.

Pero este no es el caso de México.

En la época del PRI como partido prácticamente único, las deserciones se daban entre seguidores de aspirantes perdedores, hacia los grupos del candidato destapado por el presidente de la República en turno.

Cuando el sistema de partido hegemónico pasó a ser competitivo, el transfuguismo aumentó hacia los partidos opositores al PRI.

El fenómeno es también, de alguna manera, producto del abandono de las ideologías y de la victoria, casi generalizada, del pragmatismo entre la clase política mexicana.

Tal práctica se ha incrementado porque los tránsfugas no quieren estar de lado del perdedor y, llegado el momento, quieren subirse al carro del vencedor.

Por eso, cuando intuyen la victoria del candidato rival, cambian de partido sin mayores complicaciones.

El transfuguismo creció especialmente a partir de 2000, con la alternancia en el poder presidencial, cuando muchos priistas, acostumbrados a vivir del presupuesto, buscaron acomodo en el equipo de Vicente Fox.

Desde entonces se ha mantenido como una práctica rutinaria.

Sobran ejemplos de personajes que han militado en dos o más partidos.

La lista es muy larga y variada.

Ahora que las precampañas trascurren y se cuenta con precandidatos formales, el transfuguismo ha crecido. Entre los más notables deserciones destacan las de dos senadores panistas:

Javier Lozano, quien dejó al PAN para regresar al PRI, y el de Gabriela Cuevas, quien renunció al PAN para ser candidata de Morena a diputada federal.

No menos importante es la llegada de Cuauhtémoc Blanco y la de muchos militantes del PRD al mismo partido.

El fenómeno descrito puede aumentar en los próximos meses.

Lo más probable es que ocurra si la ventaja del primer lugar en las encuestas crece durante el mismo periodo.

Muchas deserciones podrán darse en las últimas semanas de las campañas, que pronto comenzarán. Incluso algunas podrían darse poco antes de la jornada electoral.

El problema será que muchos de ellos no podrán ser recompensados si el número crece exageradamente.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.