• Regístrate
Estás leyendo: Algunas leyendas electorales urbanas
Comparte esta noticia

Paideia política

Algunas leyendas electorales urbanas

Gabriel Corona

Publicidad
Publicidad

Los días previos al 1 de julio se han llenado de gran cantidad de información, acerca de los documentos y materiales electorales que se utilizarán ese día. Circulan en las redes sociales diversas versiones acerca de las autenticidad de las boletas, de la forma de votar o de contabilizar los sufragios. Pero hay dos que han llamado especialmente la atención: la de los crayones y la de la tinta que se usarán el día de la jornada comicial.

Desde hace tiempo se ha dicho que los crayones usados para cruzar la boleta y la tinta indeleble que se pone en el dedo después de votar, no son indelebles; que se pueden borrar de diversas formas y con distintos materiales. Aunque tal afirmación no ha sido plenamente probada, la pregunta es ¿por qué este tipo de versiones encuentran un terreno fértil para su difusión?

La respuesta está en la desconfianza de la ciudadanía en sus autoridades comiciales. México tiene larga tradición de fraude electoral. Hay varias generaciones que solo vivieron para ver burlada su voluntad, expresada en las urnas. Esas experiencias fueron las que le transmitieron a sus descendientes. Nuestro país ha vivido recurrentemente prácticas comiciales ilegales.

Esta herencia fraudulenta ha permeado nuestra cultura política desde hace mucho tiempo. Incluso es parte de la cultura popular. El trampeo electoral ha sido una constante que vive en el imaginario colectivo. Esto hace posible que cualquier versión, por increíble que parezca, sea rápidamente creída y difundida ampliamente.

El tema de los crayones y de la tinta indeleble provocó que el vocal ejecutivo del INE y el presidente del IEEM tuvieran que dar antier una conferencia de prensa, para demostrar que ambas versiones eran un “mito urbano”, así lo dijo el segundo de ellos. Fue su respuesta ante el alto nivel de incredulidad ciudadana frente a procesos y autoridades comiciales.

Pero no son las únicas dudas que se tienen sobre el proceso electoral en curso. Otro ejemplo es la solicitud que hizo el representante del PAN ante el consejo general del IEEM, para realizar un cuarto simulacro del Programa de Resultados Electorales Preliminares, algo inédito en la historia comicial del estado de México.

Lo más grave es que, con sus acciones durante el actual proceso electoral el INE local y el IEEM han minado su credibilidad por sí mismos. Eso les ha restado capacidad para convencer a los ciudadanos mexiquenses de que su voto será respetado el próximo 1 de julio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.