• Regístrate
Estás leyendo: Juventud lastimada
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 07:12 Hoy

Paideia

Juventud lastimada

Gabriel Castillo Domínguez

Publicidad
Publicidad

Miles de jóvenes han salido a las calles en ciudades de los Estados Unidos y otras partes del mundo. Convocados por estudiantes sobrevivientes de la masacre en la escuela M. Stoneman Douglas de Parkland, Florida, donde murieron 17 personas en 14 de febrero pasado, se congregaron principalmente en Washington, centro político de la unión americana, para participar en la “Marcha por nuestras vidas”.

Fue una importante movilización que hizo recordar las que se vivieron durante la Guerra de Vietnam. Los jóvenes demostraron capacidad de organización, al preparar recorridos, escenarios, oradores y concitar apoyos de artistas, líderes sociales, cineastas, deportistas, escritores y activistas de distinto tipo. Con esta gran acción buscan impulsar un movimiento nacional para demandar, al gobierno de Trump, que imponga un mayor control sobre las armas de fuego y a los políticos que dejen de recibir contribuciones de parte de la poderosa Asociación Nacional del Rifle, señalándoles que les importa más el dinero para sus campañas que la vida de los jóvenes estadounidenses. Se puede ver como un despertar de la conciencia en ese país, promovido por los estudiantes frente al fenómeno de la violencia, pero vinculado también a otros movimientos juveniles como los Dreamers, y a organizaciones religiosas, pacifistas, feministas y de trabajadores. “El cambio está aquí” fue el lema de la marcha. “Hoy es un día bello para cambiar el mundo. Sal y hazlo”, dijeron los jóvenes.

El México también soplan los vientos de la juventud. La rabia y la indignación se han hecho presentes en Guadalajara, Jalisco, en las manifestaciones de protesta por la desaparición de jóvenes estudiantes. Fuertes reclamos a las autoridades, con firmeza y coherencia.

Capacidad de convocatoria para hacer sentir su presencia. Los jóvenes vuelven a tomar las calles y levantar su voz para exigir justicia y seguridad. ¿Es mucho pedir? ¿No tienen derecho a vivir en paz, estudiar, trabajar, convivir y ser felices? Tenemos una juventud lastimada. ¿Qué mundo estamos heredando a nuestros jóvenes? Las generaciones adultas tenemos una enorme deuda con las generaciones jóvenes. No hemos sido capaces de construir una sociedad donde puedan vivir con tranquilidad, con oportunidades de desarrollo, con seguridad, con las condiciones para ser personas plenas. Les hemos arrebatado el derecho a la felicidad que debe ser la aspiración suprema de todo ser humano. Por ello hoy los vemos exigiendo a las autoridades que cumplan con sus obligaciones, que les den garantías.

Deben ser escuchados y atendidos.


gabriel_castillodmz@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.