• Regístrate
Estás leyendo: "Vochos"
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 03:12 Hoy

Vivir el día

"Vochos"

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

Es ingenua creencia que las empresas grandes, como Volkswagen, producen y venden con respeto a las tecnologías y a los clientes. El caso de esta transnacional ofrece una experiencia más de la ingenuidad de compradores que confían en los dichos y ofertas.

Martin Winterkorn, director general de Grupo Volkswagen, confesó que se instaló de manera deliberada, en 11 millones de autos a diésel, en todo el mundo, un software que daba falsos niveles de emisiones contaminantes. Todo el mundo se puso en guardia y con enojos.

El secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, divulgó que hay 11 motores que defraudan en el servicio. Y así se revisarán los certificados de emisiones que presentó la enorme empresa desde 2009, para saber si se cumplen o no los estándares nacionales.

El ambientalista dice que habrá que esperar los resultados de los certificados para ver si existen fallas. Faltaba menos, dijo que si existen fallas cree que habrá una sanción. No se trata de creencias, habría que sancionar. El abuso tramposo es descomunal: 482 mil vehículos de las marcas Volkswagen y Audi fueron vendidos con dolo.

Los accionistas o dueños de la empresa pagarán, o perderán, caro su abuso cínico. El fraude no solamente afecta a los empresarios y a los compradores, sino que supone un peligro para el empleo de 35 mil personas en México y de más de 95 proveedores de autopartes, por los recortes de sueldos y una menor producción. El estado de Puebla será de los más perdedores.

Se ha advertido que otros países también están alarmados, como es el caso de Brasil. Allá habrá investigación por la medición fraudulenta de emisiones contaminantes. Inmediatamente no ha bajado la venta de estos transportes, porque en México los autos de motor de diésel tienen escasa participación en el mercado. Aquí solamente se comercializa el nuevo Jetta.

Así que este transporte, que en el nombre lleva la fama de sus preferidos, el carro del pueblo, seguramente dejará de ser para la gente de medianos recursos. En la Ciudad de México hay unos 3 mil 800 VW a diésel. Está lejano el día en que el transporte abundante, mayoritario, sea colectivo. Transnacionales tramposas y mentirosas, vaya que las hay.

dudarazonable@milenio.com
Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.