• Regístrate
Estás leyendo: "Ordeña" de trenes
Comparte esta noticia

Vivir el día

"Ordeña" de trenes

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

El crimen organizado es muy heterogéneo y nacional: la comisión de secuestros, pago de piso, asaltos, robos en escala mayor y domiciliaria y homicidios entre bandas forman la cauda de los fracasos de los gobiernos.

Y ya está muy establecido el negocio del robo de combustibles. Igual gasolina que gases, importados o no. La operación ratera es ya un establecimiento.

La ordeña de la carga de los trenes es una ocupación de tiempo atrás establecida. Con células delictivas que actúan muy peligrosamente y sin cuidado alguno.

Se han detectado dos de las bandas de unas 35 personas que descarrilan trenes y los roban, sobre todo en los límites de Veracruz y Puebla. Están identificados los atracadores de una banda que se llama Sangre Nueva Zeta, encabezados por Roberto de los Santos de Jesús El Bukanas, que también controla el saqueo de combustible en la zona.

El muy victimado estado de Veracruz ya ofreció 5 millones de pesos de recompensa para quien informe y propicie su captura. En la célula de Los Rosas participan 19 personas encabezada por Alonso Rosas Longino y Eligio Rosas Hernández.

En este año, el descarrilamiento de transportes ferrocarrileros para ordeña se ha intentado por lo menos cinco veces y otras tres en 2017. Los materiales preferidos son gasolina y diésel que provienen de Estados Unidos.

Las milicias mexicanas son los informadores de esta muy onerosa violencia. Grupo México, en su división de transportes, precisa: “claro que es posible que los huachicoleros detengan un tren y lleven pipas para robar la importación de combustibles”.

“Ahora, este tipo de robo, que era exclusivo a Pemex, se podría diversificar a terceros si las autoridades no prevén una estrategia”, dijo Clemente Villalpando, experto en asuntos de transporte.

En el primer trimestre de este año se reportaron 3 mil 346 robos al transporte, 108 por ciento más que en igual lapso de 2016, reporta el Centro de Inteligencia Sensiguard Supply Chain.

Y va para más, pues se detecta que Puebla, Edomex, Tlaxcala, Michoacán, Nuevo León y Jalisco son los centros del agravio.

No hay coordinación para enfrentar el problema, señala la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga. También en este acontecer los gobiernos federales y locales son impotentes y no pocas veces cómplices.

Menudo lío que tendrá Andrés Manuel López Obrador que será el nuevo presidente de la República, de acuerdo con consideración general. Por lo pronto, el país está descarrilado. Y con colmo de problemas delincuenciales y sociales. Se dice que no hay mal que dure 100 años, se dice.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.