• Regístrate
Estás leyendo: Ejército en la calle
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 23:34 Hoy

Vivir el día

Ejército en la calle

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

Fueron rotundos Enrique Peña Nieto y los secretarios de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Francisco Soberón: el Ejército y la Armada seguirán actuando en toda la República. Las afirmaciones fueron contundentes y definitivas.

La ubicuidad de la acción de militares hace que sin llegar a ser el Estado mexicano un Estado sitiado, ciertamente la permanencia y el activismo militar es de importancia suma, pues la violencia y la corrupción son dramas que atosigan en toda la República. Hubo un señalamiento fuerte contra la ineficacia de las policías regionales.

Ciertamente que es “ingenuo y negligente” que pueda detenerse a los delincuentes con buenas intenciones. Replica la opinión de AMLO, quien ha sostenido que la violencia no se combate con la violencia. Se lanza contra López Obrador al decir que: “Hay quienes afirman que no se combate la violencia con violencia. Es claro que confunden violencia con el uso legítimo de la fuerza para defender una población inerme ante un agresor que no entiende razones y menos de leyes. Sería ingenuo y negligente creer que con buenos deseos se puede detener a los criminales”.

Y así “se mantendrá la presencia de las fuerzas armadas en donde sea y por el tiempo necesario”. Según los dichos federales, las organizaciones criminales que más daño le han causado a la nación están siendo desarticuladas y sus militantes llevados ante la justicia.

Ya en las postrimerías del gobierno peñanietista insiste y remarca que no se cederá ante quienes atentan contra la seguridad de las familias. La Sedena y la Marina dijeron: “no somos abusivos, represores ni traidores.” Ciertamente que no hay un consenso contra las fuerzas militares, pero no son pocas, ni muy abundantes, las denuncias que se lanzan contra las fuerzas de represión nacionales.

El secretario de Marina hizo autoelogio al señalar que “los soldados, pilotos y marinos no somos criminales, nunca cobardes ni abusivos.” Señala que su competencia es preservar la seguridad, pero ante las áreas de criminalidad que se ubican en zonas muy lastimadas y victimadas, como Tamaulipas, Guerrero y Michoacán principalmente, no se considera que la seguridad sea un bien nacional constante.

Y a pesar de tantos dramas, los militares se jactan, o lo pretenden, de tareas de salvaguarda del espacio terrestre, aéreo y marítimo. “También el custodiar las zonas e instalaciones estratégicas, al auxiliar a la población en caso de desastre, o bien, asesorando militarmente la construcción de toda clase de vías de comunicación”.

Peña insistió en que se confunde violencia con el uso legítimo de la fuerza para defender a una población inerme ante un agresor muy arraigado y nocivo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.