• Regístrate
Estás leyendo: Domingo 0
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 06:14 Hoy

Vivir el día

Domingo 0

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

El acoso de la sección 22 de la CNTE no ha cesado, principalmente en Oaxaca, Michoacán y, soterradamente, en Tamaulipas. Hasta ayer, los muy agitados y agitadores declararon como “nulas e insuficientes” las respuestas de los gobiernos federal y locales, y han puesto en su agenda la provocación de la presencia viva de desaparecidos.

La agresividad de los llamados maestros disidentes llega a un colmo actual y declaran que están en “alerta máxima” por el despliegue de 11 mil agentes dispersados por el estado de Oaxaca, y en las otras entidades referidas que también padecen intranquilidades (bloqueo de carreteras, ocupación de centros de trabajo oficiales). Sí que ha habido conversaciones entre Gobernación y la CNTE, a quien le ha pedido que frene protestas, pues ya no hay nada que discutir.

El pleito ha trascendido, pues la Segob ha instruido a Pemex para que se cancele la distribución de combustible allá. No hay seguridad, explica. El INE ha pedido riguroso apego a la legalidad a las fuerzas federales. Ayer se reunían consejeros para ponderar la movilización de personal del Ejército, la Marina y la Policía Federal.

Ya se han callado la boca actores en este desbarajuste político. Hoy el asunto culmina, en su etapa inicial, por las elecciones que deberán celebrarse. Michoacán, Guerrero y Oaxaca son las regiones donde las discrepancias, los desencuentros, son más intensos y anticipadores de colisiones que, quién lo diría, llegarían a encuentros sangrientos y hasta mortíferos.

No había ayer alarmas en todo el país. Pero infortunadamente se impuso la militarización en la bronca. Los temores mayores, hay que reiterarlo, no abarcan zonas grandes y amplias de la República. No se puede calcular la dimensión de las posibles agresiones mutuas. Pero el asunto no es desatendible.

Las mortandades más que abundantes y sangrientas, la participación de narcotraficantes, y ahora la movilización militar abierta exhiben una circunstancia más que apremiante y riesgosa. Pero se sabrá hoy mismo en la noche, la dimensión primera de estos conflictos y las actitudes de los beligerantes.

No ha sido perita la administración federal en el control y apaciguamiento de estas enemistades, ahora radicales. Podrían aparecer provocadores de ambos lados para incrementar aún más este desarreglo social. Ya envenenado por decenas de muertes, perseguidos y desesperados. Por cierto, la desesperación no aparece nada más en uno de los confrontados. Pero se sabrá pronto quienes enloquecieron. Así la quema de ocho sedes de partidos en Chiapas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.