• Regístrate
Estás leyendo: Bolas de tramposos
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 21:23 Hoy

Vivir el día

Bolas de tramposos

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

Por definición un tramposo es un embustero, un mal jugador. Y bien se agrega que un tramposo hace trampas con el juego. Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, ha tomado decisiones para garantizar (sí, garantizar) que no haya trampas en 2018. Y quiere acotar a quienes lucran violando las reglas y principios de equidad.

Trescientos treinta y cuatro dedicados al negocio de la política impugnaron reglas recientes. Según el funcionario, lo que ocurre es que se usa o se aprovechan vacíos legales para incidir en la equidad presunta de la competencia. La vastedad de las trampas es increíble y así el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación espera recibir 50 mil juicios por las elecciones del año próximo.

Se sabe que habrá juegos y jugarretas por 3 mil 236 cargos de elección popular en 30 estados y así se supondría que los magistrados del Poder Electoral tendrían que resolver 50 mil asuntos para avalar (sí, avalar) la legalidad en todos los conflictos. Lo mismo con lamentos que con conformismos se ha expresado que los políticos, todos, no son sujetos de crédito o confianza.

Ninguno de los partidos o agrupaciones que pugnan por los trabajos derivados de las elecciones niega que la incredulidad y la inaceptación de la vida política no sean común. Ciertamente que los políticos y la política no son personas ni tareas que merezcan solidaridad, afecto y confianzas cabales.

Vargas Valdez, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, expresó una verdad que no ha sido contemplada ni admitida afanosamente en los países: “Vamos a entrar en un proceso electoral y a unas campañas electorales donde, les aseguro, quien gane la elección o quien la pierda va a hacerlo a partir de su capacidad de comunicar estratégicamente su mensaje y promocionar su imagen a través de las redes sociales”.

También es acertada la idea de que la comunicación para la muchachada no es dependiente de los medios convencionales, sino por las redes sociales. Y sí, por supuesto, es un reto principal, aunque se advierten las posibilidades de que haya bienes sociales en las tareas de comunicación.

Ambiciones, pleitos, ganancias, soberbias, vanidades, ignorancias son los agentes motrices para que miles se dediquen a este negocio que es, más que una manera de vivir, una manera de ser. Las cinco circunscripciones electorales estarán bajo la atención de la Sala Especializada (Sala Superior) en estos mitotes que nunca acaban.

Y así aparece internet como el instrumento de mayor crédito para los muchachos con las ventajas y agravios de un problema y posibilidad humanos, la verificación de lo que se piensa, se cree, se dice. Llegó la hora de las trampas y tramposos mayores.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.