• Regístrate
Estás leyendo: AMLO presidente
Comparte esta noticia

Vivir el día

AMLO presidente

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

Dos creencias son comunes en México e internacionalmente: que Andrés Manuel López Obrador será el nuevo presidente mexicano y que la violencia ha marcado, y marca, las elecciones no solamente en Ciudad México.

Se ha victimado mortalmente a políticos y hay regiones que son de violencia constante: Tamaulipas, Jalisco, Michoacán y Guerrero, Estado de México, Morelos y Oaxaca han dado muertos y la renuncia de precandidatos y candidatos en las elecciones de hoy.

La violencia ha precisado lugares y regiones que damnifican no solamente a aspirantes a cargos públicos, sino a funcionarios de casillas, algunos capacitadores del INE, que se ven coaccionados muy fuertemente en Sonora, Chihuahua, Nuevo León, Zacatecas, Ciudad México (las colonias victimadas en la capital del país principalmente son Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero e Iztapalapa).

En otros lugares, la coacción por el voto es apenas sufrible y se atribuye a la pobreza, la marginación, a precariedades e indefensiones. Sobresalen Tamaulipas, Veracruz, Puebla, Guerrero, Chiapas y Oaxaca.

La sustitución de candidatos se ha impuesto por temor a la violencia acusadamente en Tamaulipas, Jalisco, Guanajuato, Veracruz y Guerrero. Para mayor dramatismo, el robo de boletas es abundante: 41 mil 329 robadas en Oaxaca, Guanajuato, Tlaxcala, Veracruz, Tamaulipas, Chiapas y Tabasco. Aunque unas fueron recuperadas y otras quemadas.

Los recursos para el Fondo de Apoyo a la Observación Electoral disminuyó 62 por ciento en los últimos años. Este mecanismo respalda técnica y financieramente a organizaciones de la sociedad civil que buscan participar en la vigilancia de las elecciones, con la pretensión de dar credibilidad a los procesos y abonar a la transparencia institucional.

Han sido asesinados 136 políticos en las regiones ya indicadas y 48 candidatos fueron abatidos en 24 de los 32 estados, principalmente en Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Edomex y Oaxaca. En la mayor parte del país quienes se involucraron en estos juegos sociales se declararon muy amedrentados.

La jornada electoral culminará con asesinatos, amedrentamientos, sustitución de candidatos y con un trabajo muy pesado y amplio para los funcionarios de casilla.

Las elecciones están no solamente bajo muchos riesgos, sino abiertamente agobiadas por las violencias, los temores, los miedos y las ambiciones estúpidas y voraces.

Como sea, vendrán cambios a partir de la Presidencia y de lo que ocurra en los estados.

La coacción de voto, las dificultades en la instalación de casillas, la fatiga, las defecciones también han menoscabado el proceso electoral.

Los sufragios serán nacionales y abundantes. Turbias, homicidas y confusas elecciones en México ahora. Sin embargo, se tendrá que votar y encarar tanta situación acosante.

Tardará, tardará.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.