• Regístrate
Estás leyendo: ¡Aguas! ¡Aguas!
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:17 Hoy

Vivir el día

¡Aguas! ¡Aguas!

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

La ambición política, el afán de poder, es un menester humano incesante. Personas y comunidades dependen de los poderes para la tarea fundamental de todo ser vivo que es mantenerse con vitalidad y, claro, no faltan atrocidades muy imbéciles, como la que se ha denunciado sobre todo en Iztapalapa.

Se asaltaron varias colonias: Ampliación Sinatel, José López Portillo, El Manto, Consejo Agrarista, Escuadrón 201, Los Ángeles y Granja San Antonio. El atraco ha sido identificado con amplias posibilidades de activismo político acosador.

Aunque no afirma contundentemente la jefa delegacional, Dione Anguiano, se previene que simpatizantes de Morena fueron los que cerraron las válvulas en los siete lugares identificados. Las respuestas ante esta perversión política han consistido en mucho a la solicitud de que se denuncien los casos y que se presenten pruebas.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, divulgó que ya hay denuncias. No solamente han sido dañadas Magdalena Contreras y Coyoacán, sino que se han atrevido a alterar la delegación Benito Juárez, de las principales de la ciudad, y con capacidad de respuesta.

Parece un extremo, pero se ha llegado a consignar la posibilidad de agua como un derecho trascendental. Mancera ha propuesto convocar a los titulares de Medio Ambiente y Semarnat, Profepa, y los panistas reclaman mayor comparecencia de autoridades, lo cual incluye al encargado del despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, y a los responsables de la Comisión Nacional y del Sistema de Aguas para, así se dijo, combatir el problema.

No se reconoce o se sabe que el agua, las aguas, son la parte mayor externa del planeta tierra. Las propiedades del agua son diversas, complejas e históricas: por más que se viva en muchas partes con aguas líquidas, sólidas y gaseosas no hay atención a las excepcionales propiedades del agua a temperaturas cercanas muy elevados a calores latentes de cambio de fase. La estabilidad de la temperatura del planeta y sus modificaciones dependen o corresponden a lo que ocurra con las distintas aguas. El efecto invernadero en la atmósfera permite conservar durante la noche una temperatura alta; este vapor de agua reduce asimismo, durante el día, la relación solar concomitante. Y así océanos y continentes están en condición dependiente según las aguas.

EL volumen de las aguas se centra en océanos, glaciares, aguas subterráneas, mares interiores, lagos de agua dulce, humedad de los suelos, humedad del aire, ríos y agua de las células vivas, principalmente. Las mismas rocas también tienen en sus entrañas elementos acuíferos.

El crimen ecológico de Iztapalapa habrá de ser combatido, por lo tanto, con vehemencia y con constancia sea en nombre o enmascarados, por agrupaciones políticas. Hay tiempo para frenar imbéciles.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.