• Regístrate
Estás leyendo: Acatamientos
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 10:54 Hoy

Vivir el día

Acatamientos

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

El comisionado general de la PF, Manelich Castilla, hizo saber que la policía nacional acatará sin reticencias las decisiones de la administración de Andrés Manuel López Obrador.

No obstante, Manelich reconvino pidiendo “sensibilidad” al hacer los cambios previstos. También cree que las propuestas de seguridad estarán diseñadas para “hacer el bien”.

Igualmente sugiere que se impulse el mando único en lo que ha operado en la estrategia de seguridad del actual gobierno. Recordó el sueño de siempre para que en el periodo de transición se finquen medidas que permitan afirmar la consolidación de agentes éticos y honestos.

Según él, ha habido disminución en las quejas por una de las realidades que conforman toda sociedad: la corrupción. Afirma que actuarán con exámenes de control y de confianza relacionados con el entorno económico, más que con el polígrafo.

Es exacta su consideración en relación con el entorno, como lo prueba el hecho de la comisión de delitos en lugares ya de constante violencia criminal que incluye muertes diarias, derecho de piso y chantajes de todo corte.

Inevitablemente, habla de revisiones e insiste en que vengan las reconsideraciones inevitables. Ciertamente, también vale esta idea: “me gustaría señalar que un policía debe tender a mejorar sus condiciones laborales todo el tiempo, es una profesión de riesgo”.

Fue ineludible la alusión a las zonas conflictivas permanentes, en estados y municipios, con criminalidades crónicas y podría decirse que estables.

Anunció que, aunque no esté al frente de la Policía Federal, defenderá a sus compañeros que fueron encarcelados injustamente por la segunda fuga de El Chapo. Prueba de impericia, de injusticia al juzgar a sus colegas, es el hecho de que dos de 10 de sus compañeros fueron acusados, después liberados y volvieron a trabajar.

Es la hora de las prevenciones, las defensas, justas e injustas, y de encarar el drama horrible del país: la violencia ubicua. El beneplácito amplio por el nuevo gobierno reclama atención acusada a este problema atosigador.

La virtual designación de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, es promisoria por su conocimiento del orden jurídico y su reconocida idoneidad. Presencia que tranquiliza y aún ilusiona.

Es imprescindible la integración oficial y la ratificación de las esperanzas en las vías de hecho desde el arranque.

Más vale que sobrevengan acatamientos legales constantes y no amedrentarse por visitas gringas que ya quieren influir en la gobernabilidad que se iniciará pronto. La presencia impertinente de funcionarios estadunidenses es intervencionista, zorruna, desdeñable.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.