• Regístrate
Estás leyendo: Imeplan, la luz al final del túnel
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 22:02 Hoy

Columna de Frank Lozano

Imeplan, la luz al final del túnel

Frank Lozano

Publicidad
Publicidad

A casi ocho años de su creación y a dos años de su inicio formal, el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) comienza a tomar vuelo. Luego de su etapa de instalación, en esta segunda etapa ya se cuenta con un Plan de Ordenamiento Territorial, el cual, actualmente está en proceso de consulta.

La existencia del Imeplan es la luz al final del túnel. Supone el final del crecimiento desordenado, y el comienzo de un crecimiento ordenado, con y desde el desarrollo. Las ciudades crecen, pero no necesariamente se desarrollan.

El desarrollo es una construcción, no el fruto del azar. Para crecer con desarrollo se requieren diferentes cosas, entre ellas, un gran acuerdo social, una visión multidimensional, un acuerdo político genuino, un enfoque técnico que permita blindar al organismo de ocurrencias, de caprichos y de visiones de corto plazo.

Ahora bien, orden sin desarrollo, paraliza. Orden sin desarrollo no genera prosperidad. Por lo tanto, la importancia de este órgano descentralizado del gobierno es fundamental para el desarrollo de la ciudad.

El Área Metropolitana de Guadalajara, compuesta por nueve municipios, tres mil doscientos sesenta y cinco kilómetros cuadrados y cuatro millones y medio de habitantes, representa una serie de desafíos que se reflejan en distintas asimetrías: presupuestales, de las capacidades institucionales, de las infraestructuras, e incluso, las que tienen que ver con capital social.

Aquí es donde la visión de desarrollo, vinculada al territorio, se erige como el gran actor que propicia desde el orden, la mejora de las comunidades, el fortalecimiento del tejido social, el fortalecimiento de la identidad. Se vuelve también, un aliado del motor económico, de la seguridad, de la movilidad y por supuesto, de la sustentabilidad.

El Plan de Ordenamiento Territorial que hoy está en consulta, representa el inicio de las respuestas que tendrán que responderse por todos los actores involucrados. En esta fase, la participación es vital. Lo que hoy se diga, lo que hoy se discuta y lo que hoy se construya, conformará la ruta que seguirá la metrópoli por los próximos veintiséis años.

Hoy el Imeplan cuenta con las condiciones políticas, sociales y administrativas para fungir como la plataforma que requiere la ciudad para trazar un nuevo rumbo. Nos toca a los ciudadanos decir qué ciudad queremos y cómo la queremos. Nos toca, pues hacer ciudad. Hagámosla.

franklozanodelreal@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.