• Regístrate
Estás leyendo: Fiscalía para desaparecidos
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 11:59 Hoy

Columna de Frank Lozano

Fiscalía para desaparecidos

Frank Lozano

Publicidad
Publicidad

Jalisco ocupa el tercer lugar nacional en número de personas desaparecidas. El gobierno finalmente reacciona a la presión social. Las familias de los desaparecidos exigen justicia y exigen acción. Quieren de regreso a sus parientes. Quieren certeza sobre su paradero. No quieren el juicio sumario ni del público, ni de aquellas autoridades que revictimizan a los desaparecidos, al insinuar que “andaban en malos pasos”.

El o la futura fiscal que se nombre en nuestro estado, enfrentará una tarea monumental y lo hará en las peores condiciones posibles: desde el enojo social, desde la incredulidad y con los expedientes a tope.

En Jalisco, ni en México se puede hablar de desapariciones, sin traer a cuento la impunidad. La impunidad es una especie de garantía o blindaje para el mundo criminal. Los nulos resultados en materia de detenciones y posteriormente, los bajos índices de sentenciados, se erigen como un incentivo a favor de los delincuentes.

La creación de una fiscalía especializada en personas desaparecidas, más que justificada, en cuanto sus fines, es deprimente, por las causas que la originan. Se trata de un área reactiva, de una especie de instancia de formalización de la incompetencia, pero ¿quién analiza, comprende y ataca las causas de la violencia, es decir, las causas de las desapariciones? Si éstas se mantienen intocadas, no habrá institución que se de abasto en investigar, buscar y hallar personas desaparecidas, puesto que el ciclo del terror y la violencia seguirá vivo. He ahí la trampa de la creación de ciertas instituciones, diseñadas como respuesta o como salida a la incapacidad.

Respecto al perfil de quien encabece, por supuesto que cuenta, pero cuenta más la claridad que deben tener los actores e instituciones involucradas en la decisión, en anteponer el interés del estado y de las víctimas, al de sus propios partidos.

El titular de la fiscalía para desaparecidos no puede designarse desde una visión política. El fututo titular, no juega, ni debe jugar en el próximo proceso electoral, ni fungir como un celador de quienes ya van de salida. El futuro titular, deberá contar, no solo con el presupuesto suficiente, sino también con la mejor tecnología, la mejor inteligencia y los recursos humanos más intachables y mejor calificados.

El éxito que tenga esta dependencia, trazará una ruta para recomponer la percepción que tienen los ciudadanos de sus instituciones. Dicho en términos metafóricos, la fiscalía para desaparecidos es una dependencia diseñada para cerrar heridas y en Jalisco, las heridas abiertas son muchas y nos duelen a todos.

franklozanodelreal@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.