• Regístrate
Estás leyendo: Feminicidas
Comparte esta noticia

Columna de Frank Lozano

Feminicidas

Frank Lozano

Publicidad
Publicidad

Todas las violencias son repudiables, no obstante, la que quizá lastima más al grueso de la sociedad, es la violencia contra las mujeres. El pasado sábado, se conmemoró en el mundo el Día Contra la Violencia de Género. Para darle peso y dimensión a dicho acto, basta ponerle una cifra al fenómeno: en México, cada día son asesinadas siete mujeres.

A diferencia de otras expresiones de la violencia, cuesta trabajo comprender la raíz de la violencia contra las mujeres. Al respecto, hay más preguntas que respuestas. ¿Qué provoca que un hombre decida suprimir, reducir a un objeto, ultrajar e infringir daño físico a una mujer? ¿Existe una relación entre el incremento de la violencia y la progresiva transformación de los roles de género? ¿Se trata de odio, así sin más y, en su caso, qué lo produce, y qué detona que dicho odio se traduzca en un acto violento? ¿Qué factores de formación, de entorno, culturales o de historia personal generan condiciones para que un niño se transforme en un adulto violento? En síntesis, cómo evitamos o prevenimos que sujetos así lleguen a las calles.

Hasta ahora, no hay Estado, ni aparato policiaco, o familia que tenga la capacidad de adivinar qué hombre va a convertirse en un asesino. Lo que sí puede y debe haber es un Estado que genere las condiciones para que las familias formen individuos respetuosos del otro, respetuosos de la vida y de la legalidad.

Si un Estado puede contribuir al bienestar de la población y por ende, a la formación de individuos mentalmente sanos, es, en y desde la igualdad de oportunidades, la educación y la justicia. La desigualdad, la ignorancia y la impunidad, rompen el pacto social y con él, propician un daño irreparable al tejido social.

La desigualdad abre grietas. Los individuos que crecen en desventaja respecto a otros, las familias precarizadas por la falta de oportunidades, se vuelven vulnerables, comienzan a perder el control al seno de sus núcleos familiares. En esas condiciones, la grieta amenaza con volverse abismo.

Pero, ¿qué pasa cuando el feminicida crece en un entorno de oportunidades? ¿A qué nos enfrentamos en esos casos? Aquí las preguntas apuntan a factores, pero el resultado visible es igual: sujetos dañados.

Ante la epidemia de violencia contra las mujeres, hay dos frentes que no se deben abandonar. El primero y más urgente, es el de la justicia. Ningún caso puede, ni debe permanecer impune. El segundo, el de la educación en su sentido más amplio: aquel donde forjamos una nueva cultura del respeto a la vida y una sociedad paritaria.

franklozanodelreal@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.