• Regístrate
Estás leyendo: Dos proyectos, dos dudas
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 03:20 Hoy

Columna de Frank Lozano

Dos proyectos, dos dudas

Frank Lozano

Publicidad
Publicidad

El fin justifica los tedios

Una mayoría de tapatíos no confía en sus gobiernos. El incendio del mercado Corona, generó de inmediato una teoría de la conspiración: detrás del incendio estuvo el interés del gobierno municipal para hacer un negocio. Claramente, esta teoría, como casi todas las teorías de la conspiración, son disparates. No obstante, en redes sociales priva un escepticismo constante respecto al resultado final del que con ironía llaman “Crown Mall”.

En el caso de la línea tres del tren eléctrico, un grupo de ciudadanos han cuestionado el proyecto arquitectónico que se planteó en uno de los tramos del trayecto, específicamente, en el de Ávila Camacho. Se quejan de la opacidad del gobierno del estado —ha guardado celosamente el proyecto—; advierten del daño patrimonial que sufrirán sus propiedades, provocado por el tramo elevado del tren y de un proceso de socialización prácticamente incógnito.

En ambos casos estamos ante hechos consumados. Existen proyectos ejecutivos tanto para construir el nuevo mercado Corona como para la construcción de la línea tres del tren ligero. Aunque muy pocos lo conozcan a fondo.

Ambos proyectos son necesarios, sería idiota negar la necesidad de reponer el mercado, así como negar la necesidad de tener una nueva línea de tren ligero. El tema es, que el común denominador en ambos proyectos es la desconfianza, la sospecha y la duda ciudadanas y el hermetismo y la medias tintas de las autoridades.

Recientemente, los locatarios del mercado expresaron sus dudas respecto al diseño ganador del concurso realizado por el gobierno municipal. El concurso mismo fue cuestionado por un participante. De la línea tres, como ya lo mencioné, colonos y organizaciones se oponen al diseño planteado.

El mensaje, cada vez más creciente, es que la sociedad no se siente lo suficientemente incluida en las decisiones de los gobiernos. Hay una sensación de retroceso democrático que se percibe en paquete y que va de las reformas propuestas por el gobierno federal, hasta los actos municipales. La ciudadanía ve pasar decisiones y en ellas ve un margen que no le permiten cruzar, el de su propia voz.

Para el momento en el que estamos, no nos queda mas que dar el voto de confianza a uno y otro proyecto. En última instancia, aún existen espacios en los que la sociedad debe exigir participar e influir, me refiero a la fiscalización del ejercicio de los recursos, a la calidad de las obras, por citar algunas. De suceder eso, podremos pasar de las dudas a las certezas y de las certezas a la legitimidad de las acciones.

franklozanodelreal@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.