• Regístrate
Estás leyendo: Tres límites
Comparte esta noticia

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Tres límites

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Vivimos en medio de una catástrofe y no nos damos cuenta. Hay límites clave que nunca debimos cruzar pero que cruzamos hace mucho. Le menciono los tres más importantes. La cantidad de bióxido de carbono en la atmósfera supera hoy los valores que permitieron la aparición de nuestra especie y de nuestra civilización. Nunca antes un ser humano había vivido en un planeta con tanto bióxido de carbono en el aire como el que hoy tenemos.

El bióxido de carbono es un gas que ayuda a atrapar el calor en la atmósfera. Por ello hoy leemos que junio de 2016 ha sido el junio más caliente desde que medimos las temperaturas planetarias.

El anterior récord perteneció a junio de 2015 y el anterior a junio de 2014 y así. Igual con mayo. Y con abril… La disrupción del clima parece no tener freno. Sin embargo, seguimos basando nuestra alimentación y nuestro transporte en los combustibles fósiles que al quemarlos, producen más bióxido de carbono y calientan más a la Tierra.

El segundo límite rebasado es la alteración del ciclo del nitrógeno. A través de los fertilizantes químicos, estamos virtiendo al suelo y al agua cantidades ingentes de nitrógeno. Hasta antes de la invención del método de Haber-Bosch la humanidad usaba los desechos animales -estiércol, guano, excretas humanas- para suplir la alimentación de las cosechas. Reciclábamos nitrógeno. Pero desde que hay fertilizantes sintéticos estamos alterando la composición química de los suelos, los acuíferos, los ríos, los lagos y los océanos. Esto ha provocado la aparición de vastas zonas muertas en las costas, especialmente en donde los ríos descargan su carga mortal de químicos agrícolas.

El tercer límite es la pérdida de biodiversidad. Se estima que hoy se extinguen especies animales y vegetales a un ritmo cien veces más rápido de lo esperado. Este empobrecimiento biológico de nuestro planeta ya tiene efectos sobre el bienestar de las sociedades humanas. Esta semana se anunciaba la inminente desaparición de los mamíferos más grandes: los osos polares, los rinocerontes, los elefantes, los gorilas.

Los tres límites hoy rebasados están íntimamente ligados. Urge detenerlos y regresarlos a niveles seguros. Seguros para la vida en la Tierra pero también seguros para la vida de nuestras comunidades.


fvaldesp@gmail.com / twitter @fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.