• Regístrate
Estás leyendo: ¿Transición? Emergencia
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 15:08 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

¿Transición? Emergencia

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Este lunes, por primera vez en la historia de México, el gobierno promulgó una emergencia sanitaria para una enfermedad no infecciosa: la diabetes y la obesidad. La inusitada medida subraya el tamaño del problema. En 2016 morirán más de cien mil mexicanas y mexicanos por este mal.

La obesidad y la diabetes no son asunto de malas elecciones personales, sino el resultado del ambiente obesigénico en el que vivimos. México ocupa el primer lugar en obesidad en el mundo con el 70% de su población excedida de peso. Esto es una carga imposible de sobrellevar por el sistema nacional de salud.

Más de 10 millones de mexicanos sufren diabetes y se estima que un 30% no sabe que la tiene y se da cuenta hasta que va al médico y le informan que sufre de pie diabético, retinopatía diabética o enfrenta ya insuficiencia renal. Esta situación se da entre los más pobres del país que no tienen acceso a atención preventiva adecuada.

Dice Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor: “Si consideramos que el consumo de bebidas azucaradas en México, el más alto del mundo, contribuye con el 70% de los azúcares añadidos a la dieta de los mexicanos y que el 35% de los niños menores de un año y el 65% de los menores de dos años en nuestro país consumen estas bebidas de manera frecuente, no hay ninguna duda de que esto tiene relación con los índices de diabetes y que si queremos hacer algo debemos bajar su consumo”.

La actividad física ayuda a controlar el peso y prevenir la diabetes pero sólo si va acompañada de una reducción radical en la ingesta de bebidas azucaradas y de comida rica en azúcar, sal y grasa. Un refresco de 600 ml requiere de 45 minutos de ejercicio físico vigoroso para quemar las calorías ingeridas. Las cuentas no salen.

Con la emergencia debe venir una estrategia radical de prevención. México impuso un impuesto a los refrescos. La medida ya está dando resultados pero no los suficientes. Tenemos que pugnar por elevarlo aún más así como prohibir la publicidad obesigénica.


twitter/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.