• Regístrate
Estás leyendo: Prejuicios y usos del chilero
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 04:59 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Prejuicios y usos del chilero

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

El chilero Passer domesticus, nunca ha sido un ave de mi devoción. Su plumaje no es vistoso, es pardo. Es ubicuo poblando nuestro asfalto y nuestro cemento lo que lo hace el pájaro más fácilmente identificable por los citadinos.

De hecho no se le encuentra lejos de donde haya humanos y sus construcciones. Su canto es un chillido disonante. Es un ave exótica e invasiva que se originó en el medio oriente, se expandió con la humanidad por la cuenca del Mediterráneo y fue introducido al noreste usamericano a mediados del siglo XIX desde donde invadió todo el continente hasta Tierra del Fuego con la misteriosa excepción de la península de Yucatán.

Los chileros son agresivos y persiguen a las aves nativas con las que compiten hasta desplazarlas.El chilero siempre me pareció malo, malo, malo. Sin un sólo rasgo que lo redimiera. Feo, malo, nocivo y ruidoso.

Pero hoy ya no me lo parece tanto pues su éxito abre una ventana a temas fascinantes y actuales de la biología. El chilero es un ave adaptable y capaz de innovar. De ahí su gran éxito al invadir nuevos territorios ignotos e imposibles si no hay de por medio una proclividad a lo novedoso y a la innovación. Desde que nuestra especie se volvió sedentaria, ha evolucionado para adaptarse a nuestros asentamientos.

Busque sus nidos y los encontrará en arbotantes, tejas, gárgolas y cualquier entresijo que ofrezca nuestras edificaciones. Sabe alimentarse de nuestros detritos. En Nueva Zelanda se han visto -no una sino seis veces en sitios distintos- a chileros capaces de activar la apertura automatizada de puertas corredizas para ingresar a cafeterías y comer de las sobras.

Es también sumamente social pudiendo detectar amenazas con mayor efectividad así como comunicar conductas y aprendizajes. Viéndolo bien, el chilero se me ha vuelto atractivo como metáfora de la humanidad de la que tanto depende.

Los humanos y los chileros somos flexibles, inteligentes, innovadores y sociales.Recientemente sus poblaciones han caído estrepitosamente en varios países de Europa occidental. Siendo un ave tan ligada a nosotros, valdría la pena estudiar estas fluctuaciones en sus números. Lo que esté dañando a los chileros podría estar dañándonos a nosotros.


twitter/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.