• Regístrate
Estás leyendo: Placas y licencias
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 23:10 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Placas y licencias

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

La razón por la cual los dueños de los vehículos de motor requieren portar placas es sencilla: el gobierno precisa de un mecanismo de control. 

Sobre todo en situaciones en que alguna regla sea quebrantada. Si llega a suceder alguna desgracia o fechoría que involucre a un coche, hay que saber de quién es ese coche. La inspiración original para este control era por el peligro que representa un coche para el resto de los usuarios de las calles y caminos. También por ser objetos ruidosos y malolientes.


La historia de las placas es curiosa. En un principio las placas no eran de metal ni de plástico como en algunas provincias canadienses y estados usamericanos. En Nueva York, al principio, el registro eran las iniciales del dueño en una placa de cuero, madera, caucho o metal. Incluso estas iniciales podían ir simplemente pintadas sobre la carrocería. A medida que hubo más coches, fue necesario abandonar este sistema pues las mismas iniciales se repetían cada vez con mayor frecuencia.


Luego llegó otro mecanismo de control. Ya no sobre el vehículo sino sobre la persona que lo opera: las licencias. En algunos países se hace la distinción entre licencias para operar una motocicleta, un automóvil, un vehículo comercial ligero o un vehículo de carga pesada. Para cada tipo de vehículo se requieren diferentes habilidades por el diferente daño que pueden infligir.


Una licencia y unas placas son equivalentes al registro de un arma de fuego y de quien la porta o usa. Tanto el coche como la pistola pueden causar un gran daño y por lo mismo hay que tener control sobre ellos.


En México tenemos, en el papel, un estricto control de las armas de fuego. La realidad en la calle es otra. El control sobre los conductores y los coches no existe ni en el papel. Obtener una licencia de conductor, en la mayoría de los estados, se limita a comprar el documento. Nadie se queja de una medida como esta que vulnera nuestra seguridad colectiva y que es meramente recaudatoria. Esto debe cambiar. Empieza a suceder en la Ciudad de México. Ojalá y pronto suceda en el resto del país. La vida se nos va en ello. 


twitter/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.