• Regístrate
Estás leyendo: Naturalistas
Comparte esta noticia

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Naturalistas

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

Cuando uno evoca la imagen de un naturalista viene a la mente un señor, blanco, barbón, armado de una escopeta y tocado con un sakarof. Los imagina uno deambulando por una selva, acompañados de nativos que le abren paso con machetes. El barbón dispara a cuanta cosa con plumas, escamas o pelaje le pasa por enfrente. O se dedica a cortar plantas. Mira sus presas, las dibuja, las prepara y las manda a algún gran museo de Europa. Porque esos señores blancos y barbones siempre terminaban por ser europeos.

Su chiste era documentar lo que encontraban. Cuando, qué, donde. Así, flor a flor, hoja a hoja, piel a piel, se iba sabiendo algo sobre la diversidad de la vida. Un conocimiento estático y fragmentado de la distribución de los organismos vivos en la Tierra.

Quizá Darwin se ajuste a la imagen, aunque fuera mucho más que un naturalista. Darwin inventó la biología al tiempo que revolucionó la forma en que vemos y explicamos al mundo y todo lo que en él habita.

Aunque sin barba, Humboldt es otro personaje que se viene a la mente cuando pensamos en un naturalista. Este polímata alemán no inventó la biología aunque sí la naturaleza, o el concepto de naturaleza. No sólo eso sino las intrincadas e imbricadas relaciones dentro de la naturaleza y entre ella y otros factores físicos como la altitud y la latitud. Humboldt, sin querer queriendo, inventó la ecología y la geografía.

Cyrus Pringle se ajusta también a nuestro arquetipo de naturalista. Pringle avanzó el conocimiento de la flora de México como ningún otro. Uno de sus primeros viajes fue a Jimulco, cuando Torreón ni existía.

Volvió años más tarde, lo animaron a visitar Torreón y no le gustó. “Demasiado ruido, demasiado polvo” fue su queja.

Hoy, para ser naturalista, no necesitamos ser blancos, barbones, europeos ni taparnos la cabeza con un sakarof. No necesitamos nativos.

Ni escopeta. Saque una cuenta en naturalista.mx o baje la app iNaturalist en su celular. Suba fotos ya georreferenciadas por su cámara o su teléfono. Si no sabe que es lo que está en la foto, Naturalista o una de las miles de personas que comparten su pasatiempo le ayudará a identificarlo. Se divertirá, aprenderá y ayudará a conocer mejor la naturaleza de nuestro mundo.


twitter/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.