• Regístrate
Estás leyendo: Jesús
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 13:58 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Jesús

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

La pena, ante la muerte de un ser querido por ejemplo, saca primero a flote los lugares comunes. “Ser querido” el primero, luego siguen otros. Nos deja un gran hueco. Nos va a hacer falta. Se nos adelantó. Además de los lugares comunes, ante la muerte, son inevitables los pensamientos sobre la fragilidad de la vida y como no, sobre la mortalidad de uno y de quienes uno quiere.

Jesús Vicente Flores Morfín fue mi amigo. Ya el tiempo pasado me sale con dolor. Fue la nuestra una amistad atípica y profunda. Él creyente y yo ateo. Él militante panista yo más bien del lado opuesto del espectro político. Él robótico, yo instrumentista. Una amistad que se explica ante todo de las corrientes profundas del respeto mutuo subrayado por la coincidencia cronológica. Nacimos con cinco semanas de diferencia.

En una ocasión, en medio de una elección, su contrincante me reclamó mi apoyo a Jesús a la luz de mis propias convicciones políticas. No hay misterio, le dije, es mi amigo y estoy convencido que será un excelente diputado. Esa elección la ganó Jesús pero tras oscuras maquinaciones y siendo blanco del eufemístico “fuego amigo” hubo de repetirse bajo condiciones imposibles. Eventualmente llegó a la cámara de diputados en la siguiente legislatura y fue un espléndido diputado centrado en los temas de educación y ciencia.

En los últimos meses volvimos a coincidir laboralmente. Jesús como Director de Educación Continua y a Distancia del Tecnológico Nacional de México en la capital del país y yo como investigador del mismo TecNM, aquí en La Laguna.

Hace poco menos de dos años nos embarcamos en la producción de un curso masivo, abierto y en línea sobre desarrollo sustentable. El desarrollo de estas herramientas modernas para llevar la educación a miles de personas, no sólo del TecNM sino de cualquier lugar del mundo, era un tema que le apasionaba. Así tenía que ser tratándose del uso de la tecnología digital en la educación masiva. Tres días antes de su muerte hablamos por teléfono, al día siguiente chateamos por whatsapp para afinar tareas que ya no podremos desarrollar.

Perdóneme de nuevo el lugar común, pero nuestra ciudad, nuestro estado, nuestro país y su educación son hoy un tanto más chatas y pobres sin Jesús. En todos nosotros está que esto no dure demasiado tiempo.


twitter.com/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.