• Regístrate
Estás leyendo: Historia íntima
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 13:48 Hoy

Columna de Francisco Valdés Perezgasga

Historia íntima

Francisco Valdés Perezgasga

Publicidad
Publicidad

En nuestro interior cargamos con antiguas moléculas de agua que hace mucho llegaron a la Tierra a lomo de cometa. Esa agua fue líquido y vapor y hielo y vuelta a líquido y así, incesantemente. Hace no mucho, quizá siglos quizá milenios, esas moléculas de agua que circulan en nuestras arterias y venas estaban en las plácidas aguas del Atlántico oriental, donde el barrido sol del ecuador les pasó la energía que las levantó a una nube.

Esa nube se unió a otras y el viento las hizo huracán que brincó del Atlántico al Pacífico, tocó tierra y descargó lluvia sobre la Sierra Madre. Bajaron esas moléculas por el Nazas y el Aguanaval y se filtraron a un acuífero que salieron por el grifo para hacerme un café e incorporarlas a formar parte de mí.

Todo tiene una historia. Todo está conectado. Somos el universo preguntándonos por el universo. Somos la conciencia y el corazón del universo.

Acaba de pasar Biodiversa, el encuentro socioambiental más importante del norte de México. Fueron dos días en los que actualizamos conocimientos y renovamos nuestro compromiso con el planeta, con el país, con La Laguna. Con sus áreas naturales y con sus ríos.

Cuando organizamos Biodiversa aprendemos empresarios, funcionarios, universitarios y ambientalistas a trabajar por propósitos comunes, un ejercicio de responsabilidad compartida que siempre facilita los consensos. Biodiversa sirvió para ver a viejos conocidos y para conocer gente de un valor extraordinario. Martí Boada, Marco Castro, Lorenzo Rosenzsweig, Humberto Berlanga, Mateo Castillo, Elena Burns, Pedro Moctezuma Barragán. Mexicanas y mexicanos de excepción que saben, como sabemos nosotros, que no hay otro planeta que este. Y que el sitio más importante del mundo es el sitio donde vivimos, sea Tláhuac, Yucatán, Tamaulipas, el Cañón de Fernández.

Todos sabiendo que compartimos una historia común. Que somos la materia antigua consciente de sí misma. Que en un momento soltaremos esas moléculas de agua y esos polvos de estrella para volver a nutrir el ciclo de la vida. Pero que, mientras estemos aquí lucharemos sin tregua para que se le permita a la vida seguir fomentando la evolución de la vida. Y que este planeta verde y azul siga siendo el sitio especial en el que lo convirtió la vida.


twitter.com/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.