• Regístrate
Estás leyendo: Colibríes
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 08:31 Hoy

Colibríes

Publicidad
Publicidad

Cuando niño recuerdo los escasos como maravillosos avistamientos de un colibrí.

Ver algo tan pequeño ser tan veloz y tan ducho. Verlo volar para atrás y aparecer y desaparecer de forma casi mágica. Esa maravilla nunca me abandonó, ni siquiera hoy que los veo a todas horas.

Me acompañan por lo menos tres colibríes machos en el Instituto Tecnológico de La Laguna. Dos que visitan las flores de mi jardín y de mis vecinos en la Ampliación Los Ángeles. Y otros que veo en el Bosque Venustiano Carranza, en el Parque Las Auras y en el Parque Victoria de Lerdo. La mayoría de mis registros son del Colibrí cabeza roja o Colibrí de Anna, Calypte anna. A veces hacen su aparición el Colibrí lucifer y el Colibrí de barbilla negra. Hacia finales de septiembre pasan el Colibrí garganta rubí -que vuelve en abril- y el Colibrí rufo. Pero el Colibrí cabeza roja es con mucho el chuparrosas lagunero.

Dato raro tomando en cuenta que, según la literatura, es un colibrí de la costa del Pacífico de los Estados Unidos y de Canadá. En tiempos recientes ha ampliado su rango a Baja California, Arizona y Sonora, muy probablemente porque los humanos ponemos cada vez más comederos de agua azucarada. Fuera de La Laguna, en el altiplano mexicano hay pocos avistamientos según lo consigna naturalista.mx Una aparición en Chihuahua, tres en los alrededores de Saltillo, una en San Luis Potosí y docenas de veces en Torreón, Gómez Palacio y Lerdo.

A la gloria de su vuelo y a su milagrosa fisiología podemos añadirles sus portentosas hazañas migratorias.

No sólo cruzan sin descanso el Golfo de México, sino que algunas especies, como el Colibrí rufo, migra en un gran círculo, en el sentido de las manecillas del reloj, de Alaska por las planicies al este de las Montañas Rocosas hasta el Istmo de Tehuantepec para luego subir por la costa del Pacífico de vuelta al sur de Alaska.

Miles de kilómetros rodeando el casi eterno sistema de alta presión atmosférica sobre las áridas planicies de los Estados Unidos.

Tómese un momento. Plante arbustos de flores rojas. Preste atención. El milagro del colibrí está por aparecer frente a sus ojos.


twitter.com/fvaldesp

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.