• Regístrate
Estás leyendo: Saber ganar... con tres “R”
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 19:52 Hoy

Siete puntos

Saber ganar... con tres “R”

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. AMLO ha hecho un llamado a la reconciliación nacional, después de su inobjetable triunfo del pasado domingo. Se ha mostrado conciliador con sus otrora enemigos, como el todavía presidente Peña Nieto y las cúpulas empresariales. Hasta con Salinas, Fox y Calderón ha fumado la pipa de la paz. Todos deseamos que, por el bien del país, tal actitud sea permanente, y no solo un hecho aislado. Por lo pronto, ni las siete plagas han azotado a México, ni el dólar se ha ido a las nubes. Hay un extendido voto de confianza.

2. Pero no solo AMLO ganó, sino que su victoria equivale a los carros completos del clásico PRI. Arrasó no solo con las diputaciones y senadurías que estaban en juego, sino también con alcaldías y gubernaturas. Pero lo importante es que más de 30 millones de ciudadanos votaron por él y por Morena. Hoy esas personas se sienten ganadoras y, con justa razón, celebran el triunfo de una propuesta que, esperan, cambiará de manera positiva al país. Los triunfadores necesitan, creo, tres “r” para manifestar que saben ganar.

3. En primer lugar, hay que bajarle a la euforia y subirle al Respeto. Si bien es cierto que el vencedor obtuvo más del 50% de los votos, también lo es que un poco menos de la mitad del electorado no votó por él, y ese porcentaje se siente derrotado y, quizá con exageración por las campañas del miedo tan abundantes, está temeroso sobre su futuro. Será muy positivo que los ganadores se distingan por el respeto a sus adversarios y se abstengan de burlas y memes hirientes. AMLO ha ofrecido paz y amor. Imítenlo quienes ganaron.

4. Una segunda manifestación de este saber ganar tiene que ver con Resultados. Y es que tanto AMLO como sus seguidores han hecho muchas promesas, y todo mundo espera que las cumplan. Algunas de ellas son muy difíciles de lograr, como erradicar la corrupción. Pero será necesario avanzar en esta lucha, porque de lo contrario estaríamos ante un fracaso en lo que constituye, quizá, el mayor capital político de AMLO. Este combate no lo puede librar solo él. Es preciso que quienes lo favorecieron se sumen a esa batalla, que den ejemplo.

5. Como va a ser imposible un gobierno perfecto, y de seguro se cometerán muchos errores, quienes triunfaron el 1° de julio necesitarán una gran dosis de Resistencia. No sólo los medios de comunicación seguirán con lupa las acciones de los nuevos gobernantes, sino en especial los perdedores, resentidos por su derrota, exaltarán cualquier falla que se vaya dando con el correr del tiempo. Quienes hoy festejan su triunfo deberán aguantar, no caer en provocaciones, reconocer fallas y colaborar para superarlas.

6. Saber ganar siempre ennoblece. No hay peor cosa que burlarse del derrotado, y extender la mano pacificadora después del combate refleja lo mejor de nosotros. Saber ganar implica, necesariamente, incluir, invitar, convocar. Si AMLO y los morenos respetan a quienes difieren de ellos, ofrecen resultados duros y concretos –acordes a las promesas ventiladas en campaña–, y resisten a las seguras críticas que se les vendrán encima, estaremos ante el verdadero inicio de una nueva época, en la que quien más ganará será México.

7. Cierre ciclónico. “Pero, como lo he venido repitiendo, la necesaria participación política, como expresión de la dimensión social de la fe, no concluye en la casilla electoral. ¿De qué sirve que mostremos, orgullosos, la mancha en nuestro dedo pulgar, si después nos tomamos unas “vacaciones” y dejamos de participar hasta las siguientes elecciones?”, de la Instrucción Pastoral ¡Participar en política! Antes, durante y después de las elecciones, #31, del Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.

papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.