• Regístrate
Estás leyendo: Nuestros miedos
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 23:40 Hoy

Siete puntos

Nuestros miedos

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. Dice el doctor en psicología Karl Albrecht que los seres humanos compartimos cinco miedos básicos: a la muerte, a la pérdida de autonomía, a la soledad, a la mutilación de algún órgano del cuerpo y a que nuestro ego sea dañado. Algunos de ellos son expresión de supervivencia, pero otros son adquiridos, culturales. Yo añadiría un miedo más, que aparece con toda claridad en los dos eventos más importantes de las próximas semanas, el Mundial de Futbol ruso y las elecciones del 1 de julio: ese miedo es al cambio.

2. Iniciemos en Rusia. El pasado domingo nuestra Selección futbolera se vistió de gloria al derrotar a Alemania, el campeón vigente. Como sucede con las victorias, nosotros ganamos; cuando el equipo sufre un revés, ellos pierden. Pues bien. Vencimos a uno de los grandes y ya nos sentimos en esa élite. La natural euforia ha hecho que algunos afirmen, por qué no, que podemos ser campeones, y no sólo aspirar al ansiado quinto partido. No falta quien compara al Chucky Lozano con Cristiano Rolando, y al entrenador colombiano todos le piden perdón.

3. Pero hay voces sensatas que piden mesura. Dicen que aún falta mucho, que solo hemos ganado –nosotros– un solo partido, que lo más difícil está por venir. Y aquí es donde surge nuestra famosa idiosincrasia fatalista. Acostumbrados como estamos a la derrota, pareciera que casi la añoramos, pues es en ella en donde nos sentimos muy cómodos. Más aún, hasta la disfrutamos, casi la necesitamos para sentirnos en nuestro medio. ¿Miedo a dejar de ser perdedores, a no saber qué hacer con la desconocida victoria?

4. Otro miedo al cambio aparece con las próximas elecciones, al menos en quienes tenemos algo qué perder. Preferimos no arriesgar ni correr la aventura de lo supuestamente desconocido, y nos resulta más sencillo mantenernos en nuestra zona de confort. Andamos ansiositos esperando lo peor, y esta suerte de tragedia anticipada hace que maximicemos reales peligros, para convertirlos en desastres monumentales. Más vale malo por conocido, que bueno por conocer, repetimos en nuestro interior y lo aconsejamos a los cercanos.

5. Llama la atención que se le tema a candidatos, partidos y coaliciones provenientes, todos, de un sistema que se ha empecinado en no cambiar. También alerta el que, sin excepción, todas las propuestas que hemos escuchado en estas –¿por fin!– agónicas campañas políticas se han centrado en combatir a la putrefacción que corroe nuestra vida pública y que, quizá, nosotros hemos ayudado a consolidar. ¿Estamos dispuestos a combatirla desde nuestra trinchera? ¿O tenemos miedo a ser descubiertos en actos de corrupción?

6. Es cierto que a todos se nos dificulta el cambio, y más cuando ya llevamos muchos años a cuestas y estamos instalados en la seguridad o el bienestar. También lo es que, con razón, tenemos miedo a perder un patrimonio logrado a base de esfuerzo digno. Pero con frecuencia ese justo temor se vuelve irracional, y no permite la reflexión sensata, el análisis objetivo, el discernimiento generoso. El miedo nos permite sobrevivir, pero también puede asesinar nuestros sueños, impedir nuestra creatividad, detener nuestro desarrollo.

7. Cierre ciclónico.Nos indignan las imágenes que presentan a niños llorando y enjaulados, sin poder estar con sus papás. Nos tranquiliza saber que Trump dio marcha atrás, y firmó el miércoles el decreto para dejar de separar a las familias migrantes. Ojalá esta pasión la apliquemos con nuestros migrantes, esos que –imaginamos– vienen de Centroamérica a robarnos, a quitarnos puestos de trabajo, a cambiar nuestra cultura. Hay jaulas que no están hechas con enrejados metálicos, sino con actitudes. No las construyamos.

papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.