• Regístrate
Estás leyendo: El viaje del Papa: un balance
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 02:53 Hoy

Siete puntos

El viaje del Papa: un balance

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. Concluido el viaje del papa Francisco por Cuba y los EU, se impone un primer balance. Lo podríamos intentar analizando sus frases más impactantes, o diseccionando sus homilías y mensajes. De la misma manera, sería útil cuestionarnos sobre la acogida que le dieron las autoridades y el pueblo en general. Prefiero reflexionar sobra las características de su personalidad que afloraron con mayor nitidez. Respondamos, pues, a la pregunta: ¿a quién vimos en la famosa Isla y en la sede del imperialismo norteamericano?

2. En primer lugar, y sin poseer el carisma de Juan Pablo II, ni la adustez de Benedicto XVI, Francisco de Roma apareció como todo un estadista, quizá el más valioso del que disponga la humanidad en este momento. Sin quererlo, ha recuperado para la Iglesia institución el respeto que había perdido en los últimos años a causa de los escándalos de pederastia. Su mensaje en la ONU fue recibido con un respeto que no se ve cuando comparecen otros jefes de Estado. Al Papa no le interesa, de seguro, esta constatación, pero ahí está.

3. La valentía fue otra de las características que lo distinguieron, en especial en su discurso frente al Congreso norteamericano. Situado en el corazón mismo del poder yanqui, Francisco les dijo a los congresistas, con palabras suaves pero intrépidas, lo que piensa en torno a temas tan incómodos como la pena de muerte, el armamentismo, la reforma migratoria, la actividad empresarial, la atención a la pobreza y el cuidado del medio ambiente. No se amilanó y, respetuoso, les espetó en su cara lo que nadie se atreve a denunciar.

4. La tercera cualidad que afloró en su viaje, la sensibilidad, ha sido el signo distintivo de su pontificado. Y no sólo cuando rescata de sus guaruras a la niña hija de inmigrantes indígenas, sino cuando visitó a los reclusos y a los pobres, cuando lamentó la vergüenza que causan a la Iglesia los casos de pederastia. Insistió, desde Cuba, en que su viaje era el de un pastor que ve al mundo con esa mirada, y no con la de un líder político. La química que logró con quienes lo vieron en esa semana no fue la que provoca una estrella de rock, sino un padre.

5. Contrario a las molestias que causó entre las organizaciones y las personas que no sienten avances en el combate a la pederastia, Bergoglio fue firme, al prometer que la Iglesia católica vigilará con cuidado —como ya lo está haciendo— el que no se repitan encubrimientos y complicidades en este tema, y se comprometió a lograr que los responsables rindan cuentas de sus delitos. Ya existen varios ejemplos de lo que el Vaticano está haciendo en este terreno, y la ya famosa tolerancia cero se está aplicando.

6. Por último, y en palabras de activistas gays, el Papa dejó un mensaje esperanzador. Una de ellas, latina, lo expresó con un juego de palabras: "No dijo lo extremadamente bueno que quisimos oír, pero tampoco dijo lo extremadamente malo que oímos de otros, y eso es nuestra esperanza". Como ya se ha afirmado en muchas ocasiones: Francisco no busca cambiar los postulados de la Iglesia en materia de matrimonio, sino enfatizar el acercamiento misericordioso a las personas que sufren a causa de su divorcio o de su orientación sexual.

7. 'Cierre ciclónico'. Ya se cumplió un año de lo sucedido en Ayotzinapa. Pareciera que estamos peor que al principio. Pasamos de la verdad histórica de las autoridades, a la verdad jamás aceptada por la opinión pública, sea la que fuere, con verdades cuestionadas por los expertos internacionales, y la certeza de que nunca será descubierta la verdadera verdad. Aquí está el meollo del asunto. Es tal el descrédito del actual Gobierno Federal, que cualquier fiscalía nombrada por Peña Nieto no será respetada. Necesita ser independiente.


papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.