• Regístrate
Estás leyendo: El papa Francisco, Fidel y Donald Trump
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 07:15 Hoy

Siete puntos

El papa Francisco, Fidel y Donald Trump

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. Mañana sábado inicia el papa Francisco su viaje por Cuba y los EU. Si siempre hay expectativas cuando el sucesor de Pedro en turno sale del Vaticano, en esta ocasión no podría ser diferente. Llegará Bergoglio a una isla que acaba de restaurar sus relaciones diplomáticas y comerciales con el imperio yanqui, y resulta inevitable suponer que se entrevistará no sólo con Raúl Castro, sino en especial con su hermano Fidel. La reunión, aunque no se ha confirmado, fue calificada de verosímil por las autoridades vaticanas.

2. ¿Qué platicarán ambos personajes? Pese a ser latinoamericano, y propulsor de una Iglesia más cercana a los pobres, el papa Francisco nunca ha manifestado simpatías por el estilo de gobierno en Cuba, un socialismo tropicalizado que, si bien ha tenido logros innegables en materia de educación y salud, también se distinguió por sus deficiencias económicas y sus atentados a los derechos humanos. El argentino, de seguro, recordará las palabras de Juan Pablo II: "Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba".

3. Dicen los que lo conocen (Frei Beto, teólogo brasileño), que Fidel admira al argentino. Viejos lobos de mar ambos, sería muy agradable presenciar su conversación, en la que no faltarán provocaciones mutuas. Aunque las crónicas se ajustarán, de seguro, al protocolo, y referirán que el encuentro fue cordial, de cualquier manera algo sabremos de lo platicado. Ojalá y Francisco le diga a Fidel que abrirse al mundo no significará sólo imitar el estilo de vida norteamericano, con más tiendas de conveniencia en las calles de La Habana.

4. Y el próximo martes 22 llega el Papa a los EU. La visita tiene como objetivo principal clausurar el VIII Encuentro Mundial de las Familias, en Filadelfia, el domingo 27. Previamente, pasará por Washington y New York, en donde se reunirá tanto con el Presidente y el Congreso de los EU, como con los obispos y religiosos norteamericanos. Llama la atención que, de los 18 discursos que pronunciará Francisco en ese país, sólo cuatro serán en inglés, y los demás en español. ¿A qué se deberá esta preferencia?

5. El Papa argentino llega a los EU en un momento en el que el precandidato a la nominación presidencial republicana, Donald Trump, ha tomado un impulso inusitado, sobre todo por sus posiciones xenofóbicas. La apertura que Bergoglio está exigiendo a la Iglesia católica contrasta con la cerrazón de los sectores conservadores norteamericanos, capitaneados por Trump. De seguro los demócratas tratarán de aprovecharse de la visita papal, para denostar al peligroso empresario, enemigo de los inmigrantes que llegan a su país.

6. Para el próximo viernes tendremos ya aclaradas algunas dudas. Anticipo que, más allá de las coyunturas electorales presentes en los EU, la visita papal lanzará una advertencia sobre los que, en mi opinión, son los actuales peligros de la economía y política norteamericanas: la creencia de que el neoliberalismo no debe ser controlado por el Estado, y la hostilidad hacia lo extranjero, en especial hacia los pueblos latinos. No es dejando al mercado sin control y cerrando las puertas a los hispanos como el mundo será mejor.

7. Cierre ciclónico. Algunas personas me comentan, con gran alegría, que viajarán a los EU para asistir al encuentro de las familias. Qué bueno. Lamentan, sin embargo, estar tan cerca del papa Francisco y no poder verlo de cerca, saludarlo, tocarlo. Les he insistido que, en mi opinión, lo más importante no es eso, sino escuchar su mensaje y ponerlo en práctica. Lo mismo que comenté las ocasiones en que Juan Pablo II vino a Monterrey. Pero creo que, como en aquellas ocasiones, ese llamado no será escuchado.

papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.