• Regístrate
Estás leyendo: Cuando el destino nos alcance...
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 13:57 Hoy

Siete puntos

Cuando el destino nos alcance...

Francisco Gómez

Publicidad
Publicidad

1. ...es el título de aquella película –original en inglés Soylent Green– exhibida por vez primera en 1973, que retrata a una ciudad de New York habitada por 40 millones de personas en el año 2022. La cinta está basada en la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! –¡Makeroom! ¡Makeroom! en inglés– de Harry Harrison, escrita en 1966. El filme ofrece un panorama apocalíptico, en el que la gente será capaz de matarse por conseguir alimento. Eran los años en lo que se temía que la sobrepoblación de la humanidad causara un cataclismo mundial.

2. El tema se puso de moda durante décadas hasta que la contaminación ambiental pasó a ocupar el primer sitio en las preocupaciones del mundo. Avanzó tanto el control natal –no siempre practicado con paternidad responsable– que se redujo significativamente el número de pobladores humanos en este planeta. Pero el calentamiento global y el cambio climático se instalaron ya como los flagelos presentes que amenazan con destruirnos a los seres vivos, con todo y esta nave llamada Tierra.

3. Nuestro país también se asustó, y se implementaron medidas gubernamentales como el Hoy No Circula, instalado por vez primera en el Distrito Federal en 1989, para combatir las inversiones térmicas, y los programas de verificación vehicular, que también se indicaron para nuestra ciudad de Monterrey. Las crecientes molestias de los conductores, y las acusaciones de corrupción de tales proyectos, hicieron que se abandonaran esas medidas. En Nuevo León, el programa se obligó de 1991 a 1997. Entre todos lo suspendimos.

4. Hoy nos volvemos a preocupar por lo que sucede en la hoy Ciudad de México y hasta en Guadalajara. En la primera tuvo que instalarse el doble Hoy No Circula, y en la perla tapatía, en octubre del año pasado, el alcalde dijo que la calidad del aire de su ciudad está más días fuera de norma de lo que sucedía en el entonces Distrito Federal. Los noticieros de estos días han pasado de las críticas a la medida por parte de ciudadanos y especialistas, a súplicas para que corra más fuerte el aire y disperse a los contaminantes.

5. ¿Y nosotros? ¿Y Monterrey? Pareciera que, como lo dijo el papa Francisco en la Laudato Si #49, vivimos y reflexionamos sobre la contaminación del planeta desde la comodidad de un desarrollo y de una calidad de vida que no están al alcance de la mayoría de la población mundial. Seguimos contaminando en nuestros hogares, al utilizar de manera excesiva el automóvil, y trabajando en empresas que privilegian el lucro sobre el respeto al medio ambiente. Hasta acusamos de catastrofistas a quienes nos alertan sobre estos peligros.

6. No tenemos por qué esperar a que el destino nos alcance. Nos dice el Papa en el mismo documento, #13: "El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. El Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común".

7. 'Cierre ciclónico'. Hoy será dada a conocer la exhortación final del papa Francisco sobre los dos Sínodos de la Familia, y que llevará por nombre Amorislaetitia (La alegría del amor). Se anticipa que el texto refleje lo que sucedió con esos eventos: la pluralidad eclesial que mantiene diversas posturas frente a las situaciones difíciles de las familias en el mundo. Quizá la doctrina no cambie, pero de seguro se pedirá, en especial a los pastores, una manera más misericordiosa de transmitirla. Habrá que leerla y comentarla, sobre todo en las familias.


papacomeister@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.