• Regístrate
Estás leyendo: Que no te vean la Face... book
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 10:13 Hoy

Pixeles

Que no te vean la Face... book

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Esta ha sido una de esas semanas para Facebook que, estoy seguro, Mark Zuckeberg ya quiere que termine, aunque eso no significa que los problemas que ha tenido la compañía por el caso Cambridge Anlaytica acaben, ni que los 50 mil millones de dólares que perdieron en la bolsa regresen muy rápido que digamos.

The Guardian, The New York Times y Channel 4 news se han encargado de dar a conocer ampliamente cómo es que los datos de millones de usuarios de Facebook, compilados por una app, acabaron siendo la materia prima para diseñar una ciberguerra sucia diseñada como un traje a la medida para que, mediante emociones, los usuarios de las redes sociales cambiarán su intención de voto.

Cambridge Analytica logró —según declaraciones de sus directivos en cámara escondida a Channel 4— modificar y encaminar las decisiones del electorado estadunidense a donde ellos querían: lograr que perdiera Hillary Clinton.

Las quejas y exigencias de la gente en todo el mundo no se han hecho esperar, pidiendo a Facebook una explicación clara ante el uso desmedido y sin permiso de sus datos personales que lograron crear los perfiles psicométricos utilizados por este tipo de compañías para el diseño de una nueva batalla de percepción y emociones como nunca se había visto en la historia del marketing.

Pero fuera de que, sin duda, Facebook tiene una enorme responsabilidad y en palabras de su fundador —quien lamentó públicamente el hecho— “este ha sido un gran incumplimiento de confianza... si no podemos cuidar los datos de los usuarios, entonces no merecemos tener la oportunidad de servirles”, es también una irresponsabilidad del usuario nunca leer o por lo menos tratar de entender lo complejo y peligroso que es dar acceso a cierta información privada en las redes sociales y otras plataformas digitales, cada vez que juegan un videojuego, contestan un cuestionario o usan una app para ver a qué famoso se parecen.

Un estudio hecho en 2017 por los doctores en comunicación Jonathan Obar, de la Universidad de York en Toronto, Canadá, y Anne Oeldorf-Hirsch, de la Universidad de Connecticut, EU, llamado “La gran mentira en internet: ignorando las políticas de privacidad y términos de servicio en las redes”, reveló que 74 por ciento de las personas que fueron consultadas nunca leen qué información ceden a un tercero cuando acceden a una app o red social y solo dan click en aceptar, sin pensar en las repercusiones de esto.

El experimento para llegar a estas conclusiones, incluyó la creación de una red social falsa llamada NameDrop, donde para acceder tenías dos opciones: leer el contrato de términos y condiciones o dar click directamente en “unirse”.

Ese 74 por ciento que solo dio click en “unirse”, nunca leyó que la tercera cláusula para ser parte de esa red social era dar en adopción a su primer hijo que tuvieran o tengan a la compañía dueña de la ficticia red social.

Aleksandr Kogan, quien diseñó la app de donde se compilaron los datos psicométricos de más de 50 millones de usuarios de Facebook, afirmó en un correo enviado a sus colegas en Cambridge, luego del escándalo de esta semana, que inicialmente sí usó la aplicación con propósitos académicos, pero luego actualizó los términos y condiciones en Facebook donde señalaba claramente que cada usuario le otorgaba el derecho de vender y manejar sus datos.

Facebook anunció que como parte de las acciones para evitar que vuelva a darse una situación como ésta revisará todas las apps que hayan solicitado permisos masivos de datos y restringirá más el acceso a información personal de usuarios a desarrolladores, pero la más importante de las acciones a seguir es la creación de una herramienta que estará en la parte superior del muro de cada usuario que mostrará qué aplicaciones ha estado usando esa persona en la red social y a qué información ha dado acceso, para poder revocar permisos si lo considera pertinente.

Y es que fuera de toda esta historia de terror donde con saber a qué le das “Like” pueden crear campañas que cambien tu opinión sobre un tema, el usuario que da click a todo lo que le mandan en cualquier plataforma digital, que resuelve cada encuesta o que juega cada nueva app para ponerla en su face, sin importarle y ser consciente de a qué está abriendo la puerta a los desarrolladores, es muchas veces el verdadero y único responsable de que le vean la cara en esta nueva era digital.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.