• Regístrate
Estás leyendo: ¡Por qué no te callas, Trump!
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 03:17 Hoy

Pixeles

¡Por qué no te callas, Trump!

Fernando Santillanes

Publicidad
Publicidad

Recuerdo ese momento en noviembre de 2010 cuando el rey Juan Carlos I se desesperó ante la irrespetuosa e insoportable verborrea de Hugo Chávez, en la 27 Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado, en Santiago de Chile, y le dijo el viral y tan aplaudido: “¡Por qué no te callas!”

El 23 de septiembre, Donald Trump, en sus ya acostumbrados tuits de insultos y necedades, puso un mensaje muy amenazante que decía: “Acabo de escuchar al ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte en la ONU. Si él repite las ideas del pequeño hombre-cohete, ellos (los norcoreanos) no durarán mucho más.”

Una amenaza en 140 caracteres que los norcoreanos tomaron muy en serio, al grado de afirmar que para ellos esto era una declaración de guerra. Y no es que Corea del Norte sea el mejor ejemplo de respeto a las naciones, pero la sensatez y tranquilidad deben ser al menos dos de las principales virtudes de cualquier presidente de una nación y mucho más del que es considerado la principal potencia militar del mundo.

El punto es que más allá de los norcoreanos enojados, también la tuitosfera se molestó. Y es que cada vez más personas en esta y otras redes sociales no pueden entender cómo Donald Trump usa a Twitter como el espacio perfecto para insultar, amenazar y divulgar mensajes que incluso han sido tachados de racistas sin que nadie haga nada.

Su enfrentamiento con la NFL por la protesta contra el racismo —que comenzó el año pasado con el jugador Colin Kaepernick, quien se hincó durante el himno nacional para mostrar su inconformidad por los abusos policiales contra afroamericanos— ha sido una de las noticias más sonadas en las últimas semanas y es que Trump, en vez de conciliar o tratar de encontrar una forma política de afrontar la situación, decidió enojarse y salir con todo en Twitter contra estos jugadores diciendo: “Por nuestra gran bandera americana (o país) deben ponerse de pie para el himno nacional. Si no, usted está despedido. ¡Encuentra algo más que hacer!”

Aunque aquí hubo todo tipo de reacciones, a favor y en contra, lo cierto es que para muchos se interpretó como un insulto a la libertad de expresión.

Si bien este tuit puede tener muchas interpretaciones, el de norcorea no. Ante esto, los usuarios en Twitter preguntaron a esta red social por qué no suspendían la cuenta del presidente si claramente estaba violando las reglas de la compañía, que dice que los mensajes que fomenten la violencia contra otras personas, las ataque o amenace directamente con base en raza, religión u otros factores, serán razón para ser borrados y suspender la cuenta del usuario.

Twitter no se quedó callada y contestó en seis mensajes de 140 caracteres que no suspendería la cuenta del presidente Trump porque una política interna —que ahora harán pública— determina que para determinar si un tuit viola sus reglas consideran si su valor noticioso o de interés público está por encima esas mismas reglas; es decir, que por ser famoso o simplemente el presidente, está por encima de estas normas que aplican para todos los otros usuarios, pues lo que Trump diga es tan “importante” que es noticia.

Si bien es cierto que lo que diga @potus es noticioso, creo que Twitter sabe perfectamente que el presidente Trump o cualquier otro líder de una nación tiene el presupuesto y los medios necesarios para hacer que su mensaje llegue a quien desee.

Escudarse en que es de interés público una amenaza de muerte y por eso no suspende al usuario o borra el tuit es, creo, una forma de no meterse en problemas ante una posible represalia de Trump, que ya sabemos cómo puede reaccionar, más que una verdadera decisión en pro de la divulgación de información.

Twitter pudo decirle y demostrar a sus usuarios que nadie está por encima de nadie y nadie puede amenazar a nadie. Twitter perdió una oportunidad de oro con todas la de ganar, de poder parafrasear al rey Juan Carlos I y decirle al presidente de EU en menos de 140 caracteres y de una vez por todas: “¡Por qué no te callas, Trump!”

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.